Manuel Hernández-Silva a la dirección musical, Berna Perles como Fiordiligi y Pablo García López como Ferrando, coincidirán por primera vez juntos en la producción de Così fan tutte del Teatro Cervantes de Málaga que dirige escénicamente Curro Carreres y cuenta con Beatriz Díaz como Despina, Carol García como Dorabella, Damián del Castillo como Guglielmo y Enric Martínez-Castignani como Don Alfonso, en los otros papeles del reparto. Las funciones serán los próximos 2 y 4 de Marzo.

Composición de fotos de Berna Perles, Pablo García López y Hernández-Silva para Cosí de Málaga

Così fan tutte

Como se recoge en la notas del Teatro Cervantes, Così fan tutte fue la tercera y última prodigiosa colaboración de Mozart con el libretista Lorenzo da Ponte, después de Le nozze di Fígaro (1786) y Don Giovanni (1787). Da Ponte apuesta para Così por una dramaturgia netamente buffa, en la que se burla descaradamente de los convencionalismos de las tramas y formas literarias de la ‘ópera seria’ dieciochesca. Sobre esta aparente ligereza, la música de Mozart, una de las más deslumbrantes, refinadas y sabiamente construidas del compositor; posiblemente, la más desconcertante y, sin lugar a dudas, una de sus obras maestras. En el aspecto musical destacan el flujo continuo e indisoluble de ideas y melodías, el carácter sinfónico de la partitura, la relevancia de los recursos polifónicos y la genial inspiración de las arias –‘Come scoglio’, ‘Per pietá’ y ‘E amore un ladroncello’ (Fiordiligi) o ‘Tradito, schernito’ y ‘Un aura amorosa’ (Ferrando)– aunque el desarrollo de la trama se produce a través de los números de conjunto: seis dúos, cinco tríos, un cuarteto, dos quintetos, tres sextetos… Por otra parte, el genial libreto de Da Ponte ofreció a Mozart la posibilidad de trabajar el argumento en forma simétrica, tanto en estructura: dos actos con cuatro cuadros, como en el número y características de los personajes: tres parejas: las dos de amantes y la cómica formada por Despina y don Alfonso, de espíritu similar.

Pablo García López y Berna Perles, cordobés y malagueña respectivamente, son dos de los jóvenes artistas los que Hernández-Silva apoyó incondicionalmente en los inicios de sus carreras artísticas desde sus responsabilidades institucionales en las orquesta de Córdoba y Málaga y que hoy gozan de un prestigio creciente, lo que hace más emotivo el reencuentro con los dos juntos en este regreso a los escenarios de ópera. Pablo viene de terminar su participación en la producción de Dead Man Walking en el Teatro Real y tras este Così tiene por delante varias funciones en el Teatro de la zarzuela en la producción de Policías y Ladrones. A Berna, por su parte, tras el Così le esperan varios conciertos sinfónicos con las orquestas de Sevilla y Granada y sus debuts en el Teatro de la zarzuela, el Gran Teatre del Liceu y en la temporada de Ópera de Oviedo. Hernández-Silva viene de un ajetreado período de Enero que le llevó de Murcia a Alicante, para debutar con la OCNE, a Pamplona, Galicia, donde tuvo lugar un sonado estreno con Pacho Flores y Leo Rondón, a Extremadura o Puerto Rico y próximamente dará comienzo a su nueva titularidad en la Orquesta Sinfónica de Navarra, tras pasar, en verano, por los festivales de Cemski-Krumlov y Úbeda.

 

 

 

Otras noticias

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies