Milton y Lakatoš en Musika-Música con la OSN

Milton y Lakatoš en Musika-Música con la OSN

El maestro Nicholas Milton y el violinista Robert Lakatoš coinciden por primera vez para tocar la Serenata para violín, cuerdas y percusión de Bernstein junto a la Orquesta Sinfónica de Navarra en la presente edición del festival Musika-Música de Bilbao el próximo 2 de Marzo. En ese mismo concierto el Nicholas Milton dirigirá también El Salón Mexico, de Aaron Copland; y en un segundo concierto el domingo día 3, el maestro Milton dirigirá de nuevo a la OSN en un programa que comprende el Concierto para Violonchelo de Edward Elgar, para el que contará con el gran violonchelista Asier Polo; y Canticle of Freedom, también de Copland, junto a la Sociedad Coral de Bilbao.

Tras cuatro años como Director General de Música en la Opera Estatal de Saarbrucken Nicholas Milton está Iniciando esta temporada su nueva tenencia como Director Musical y Artístico de la Göttinger Symphonie Orchester a la que hay que añadir sus responsabilidades como Director Musical y Artístico de la Orquesta Sinfónica de Canberra, Director Musical y Artístico de la Orquesta Sinfónica de Willoughby y Principal Director Invitado de la Norddeutsche Philharmonie Rostock. En España ha tenido ya ocasión de trabajar con el la Orquesta Filarmónica de Málaga, que inmediatamente le ha vuelto a invitar.

Nicholas Milton Director Titular de la Göttinger Symphonie Orchester

Por su parte Robert Lakatoš es una estrella emergente del violín, sobre todo después de haber ganado la edición de 2015 del Concurso Internacional Pablo Sarasate de Pamplona, lo que le ha proporcionado un con la Orquesta Sinfónica de Navarra, orquesta residente del Concurso, y un recital en el Auditorio Baluarte de Pamplona. También fue invitado a la Orquesta Filarmónica de Málaga y próximamente se producirá su debut con la Orquesta de RTVE junto al maestro Kees Bakels.

robert lakatos violin chaleco color

La Serenata para violín, cuerdas y percusión de Bernstein está basada en el Banquete de Platón, fue compuesta en 1954 por encargo de la Fundación Koussevitzki y fue estrenada ese mismo año en La Fenice de Venecia con la Orquesta Filarmónica de Israel, el propio Bernstein a la batuta e Isaac Stern al violín.

 

 

 

El Shostakovich de Hernández-Silva

El Shostakovich de Hernández-Silva

Málaga, viernes, 9 de noviembre de 2018. Teatro Cervantes. Dimitri Shostakovich: Concierto para violín nº1 en la menor, op.77; Sinfonía nº5 en re menor, op.47. Robert Lakatoš, violín. Orquesta Filarmónica de Málaga. Manuel Hernández-Silva, director musical

José Amador Morales, mundoclasico.com – jueves, 6 de diciembre de 2018

De espectacular podríamos calificar el programa que la Orquesta Filarmónica de Málaga ofreció en su cuarto concierto de abono de la presente temporada. Un monográfico Shostakovich que, a la postre, podría ser considerado como toda una prueba de fuego para cualquier orquesta sinfónica que se precie. Y no digamos para un director musical. Aquí Manuel Hernández-Silva puso de manifiesto, más allá de cualquier consideración intrínsecamente interpretativa, la paulatina pero al mismo tiempo implacable consolidación y crecimiento del conjunto sinfónico malagueño desde que asumió su dirección titular hace ahora cuatro años. La seguridad y concentración de los metales, cuya prestación mejoró incluso la cita precedente a propósito de la Sinfonía nº3 de Bruckner [leer reseña] o la precisión de las maderas, son solo una muestra de ello; aún queda mucho por hacer pues no existen los milagros, especialmente en el campo de la mera calidad tímbrica colectiva (y particularmente de las cuerdas), pero los avances son evidentes. 

Robert Lakatos ACM Concerts

Y prueba de ello, como hemos señalado al principio, es el concierto que comentamos. De partida, el Concierto para violín tuvo en las manos de Robert Lakatoš un violín sin un sonido de especial personalidad pero de gran seguridad y compromiso expresivo. La tensión y creciente intensidad impulsada por Hernández-Silva espolearon al violinista serbio que fue a más y destacó especialmente en los momentos más satíricos de la partitura del compositor ruso, como la burlesque o el scherzo, así como en la impresionante cadencia final. Lakatos remató su actuación ofreciendo una muy expresiva Balada de Eugène Ysaÿe que el público recibió puesto en pie. 

Tras el descanso, nada más y nada menos que la Sinfonía nº 5 de Shostakovich aguardaba en los atriles. Aún recordamos con agrado la admirable interpretación que el mismo Hernández Silva regalara hace dos veranos en el Festival de Música y Danza de Granada al frente de la Orquesta Joven de Andalucía [leer reseña]. En la ocasión que nos ocupa, más allá de lo compacto de la propuesta sonora, de la contundencia intrínseca de la mera ejecución o del férreo control por parte de la batuta, nos cautivó la inmensa sobriedad del concepto de Hernández Silva, por otra parte musicalísimo y expresivo más allá de toda tentación megalomaníaca y, por ende, efectista. Una sinfonía desgranada de un solo trazo, con una concentración extraordinaria por parte de los músicos de la Filarmónica de Malaga, también en sus numerosas exigencias solistas. Y una lectura que también será recordada por su idiomatismo y por un mágico equilibrio entre lo caricaturesco, lo danzable, lo lírico y lo abiertamente lacerante. 

 

 

 

Lakatos y el discurso de Hernández-Silva

Lakatos y el discurso de Hernández-Silva

Filarmónica de Málaga – Dirección: Manuel Hernández Silva. Programa: Concierto para violín y orquesta nº1 en La menor, Op. 77 y Sinfonía nº 5 en Re menor, Op. 47, de D. Shostakovich

Alejandro Fernández, LA OPINIÓN DE MÁLAGA – 12.11.2018 | 05:00

La presentación del cartel de la temporada posee muchas facetas y cualidades: morbo para unos, apuestas para otros? Pero siempre refleja el compromiso y las líneas maestras por las que su titular entiende el conjunto sinfónico por encima de afectos y convenciones. Éste es el caso de la Filarmónica de Málaga y su actual batuta rectora, el maestro Manuel Hernández-Silva. Hablar del programa pasado como el gran concierto de la temporada puede apetecer pretencioso y quizás para ello sea necesaria la argumentación.

Hernández-Silva, tal vez por necesidades del guión, prescindió de los grandes nombres por construir sus interpretaciones con otros artistas que el día a día en el podio acerca, prueba de ello es el violín de Robert Lakatos, ganador del Concurso Pablo Sarasate. El violinista serbio se enfrentó a una de las páginas claves de la música de la centuria pensada para violín. Fue capaz de mantener la tensión dibujada por la OFM gracias al milimétrico pulso que suele entretejer el maestro venezolano. Así, el espacio de angustia con tonos de desesperación que cubre el nocturno inicial apetecía una liberación llegando al irrefrenable segundo capítulo, sin duda, una preparación a la Passacaglia y la soberbia cadenza esculpida por el violinista serbio que al enlazar con el Burlesque de cierre mostraba el retrato desgarrado de un músico más profundo que hueco y aparente.

Desde la lectura de Yoav Talmi no volvía a los atriles de la Filarmónica la Quinta Sinfonía de Shostakovich y tanto en aquella de entonces como en la de Hernández-Silva fue posible comprobar la madurez alcanzada en el empaste entre maderas y metales, capaces de dialogar con una cuerda inspirada, corpórea en las graves y sutil entre violines y violas. Hernández-Silva no se limitó a mostrar contrastes e incluso cedió buena parte del desarrollo a los propios profesores para construir una sinfonía con más sustancia y dolor que efectos o tópicos. Bien dosificados quedaron los dos temas que articulan el moderato inicial casi camerístico en oposición al caricaturesco allegretto que torna meditación en el largo de ensueño dibujado por el director. Liberación o resignación en el allegro de cierre quedaban flotando en el ambiente a pesar de los encendidos bravos.

El monográfico Shostakovich ha representado un punto de referencia, de inflexión si se quiere: ejemplo creíble de música en estado puro.

 

 

 

Roby Lakatoš en Málaga con Hernández-Silva

Roby Lakatoš en Málaga con Hernández-Silva

El violinista Roby Lakatoš regresa a España para tocar con la Orquesta Filarmónica de Málaga bajo la dirección de su titular Manuel Hernández-Silva. Lakatoš interpretará el Concierto para violín y orquesta nº1 en La menor, Op. 77 de Dmitri Shostakovich y el concierto continuará con la Sinfonía nº5 en Re menor, Op. 47 del mismo autor. El monográfico Shostakovich tendrá lugar en el Teatro Cervantes de Málaga los próximos días 8 y 9 de Noviembre de 2018.

Robert Lakatos ACM Concerts blanco y negro

Como ganador de la última edición del Concurso Internacional de Violín Sarasate Live! de Pamplona en 2015, hace exactamente dos años, los días 10 y 11 de  Noviembre de 2016 Lakatoš tocaba este mismo concierto de Shostakovich con la Orquesta Sinfónica de Navarra y también bajo la dirección de Manuel Hernández-Silva. Fue también por Noviembre pero de 2017 cuando regresó a Pamplona para ofrecer otro concierto en formato recital, acompañado por piano, y en breve se pondrá también a las órdenes de Nicholas Milton para tocar la Serenata para violín y cuerdas de Bernstein, de nuevo con la Sinfónica de Navarra, en un prestigioso evento español que pronto anunciará su programación.

Hernández-Silva camisa negra apaisada

© www.gabrielefriscia.com

Tras estos conciertos con Lakatoš, Hernández-Silva dirigirá en Málaga, Pamplona y Bilbao al gran pianista Kun-Woo Paik, que tocará los Conciertos nº 2 de Rachmaninov y Concierto nº 2 de Prokofiev. Hernández-Silva prosigue con su labor de expansión del repertorio y crecimiento de la Orquesta Filarmónica de Málaga, ponderada por la crítica y respaldada por el público, en la que ya es su quinta temporada al frente de la formación, y que compagina con su primera temporada al frente de la Orquesta Sinfónica de Navarra, al tiempo que continúa con su carrera internacional con próximos debuts en orquestas como la Tucson Symphony o la Filarmónica de Buenos Aires, orquesta residente en el Teatro Colón de Buenos Aires, y otras orquestas en Suiza, Francia y Alemania de las que informaremos oportunamente.

 

 

 

Robert Lakatoš en Novi Sad, Múnich y Belgrado

Robert Lakatoš en Novi Sad, Múnich y Belgrado

El joven violinista serbio Robert Lakatoš, granador del último Concurso Pablo Sarasate de violín, afronta en los próximos días interesantes proyectos que incluyen su presencia en el Nomus Festival, en su Novi Sad natal, Serbia, en el Festival Stars and Rising Stars de Múnich, y como solista con la Filarmónica de Belgrado

Los días 23 y 24 de Abril y como miembro del Cuarteto del Festival junto al también violinista Oskar Varga, Jožef Bisak, viola e Irena Josifoska, violonchelo; el clarinetista Aleksandar Tasić y la pianista Rita Kinka, tocarán en el Nomus Festival los Cuartetos nº 1 y 2 del Op. 51, y los Quintetos de clarinete y piano de Brahms en la Sinagoga de Novi Sad. Ya en Mayo, el día 4, prosigue con música de cámara en el Festival Stars and Rising Stars junto a Maximilian Hornung, Violoncello y Clayton Stephenson, piano, en el que interpretarán un variado repertorio que incluye la obra de Antoni Parera Fons, Words in a silent place, encargada por este mismo festival y estrenada en su edición de 2017 por el propio Robert Lakatoš y el pianista Maxim Lando. Y el 25 de Mayo protagonizará el estreno absoluto del Concierto para violín, Capriccio Adriatico, del compositor serbio Petar Konjović con la Orquesta Filarmónica de Belgrado bajo la dirección de Gabriel Feltz.

Robert Lakatos ACM Concerts blanco y negro

Robert Lakatoš comenzó sus estudios musicales a los ocho años en su localidad natal de Novi Sad de la mano de su padre, Imre Lakatoš. Fue el estudiante más joven en licenciarse en la Academia de Artes de Novi Sad, donde estudió bajo la dirección de Dejan Mihailović. Continuó su formación en la Universidad de las Artes de Zurich con Eudolf Koelman, donde recibió una beca de la Swiss Lyra Foundation para músicos excepcionalmente dotados. Asistió a clases magistrales y programas de estudio con algunos de los más destacados violinistas del mundo como Shlomo Mintz e Itzhak Rashkovsky en el Keshet Elion Camp (Israel), o Aaron Rosand en el New York’s Summit Music Festival. Actualmente prosigue sus estudios con Julian Rachlin en la Universidad de Música y Artes de Viena. Robert ganó numerosos premios, entre los que destacan los primeros premios en el Concurso Pablo Sarasate de Pamplona (2015), Mary Smart Concerto Competition (Nueva York, 2013), Societe Generale Serbia (Belgrado, 2009), y los segundos premios de Jeunesses Musicales Romania (Bucarest, 2012), Andrea Postacchini (Fermo, Italia, 2012) y el Concurso de Violín de Brentonico (Italia, 2011).

Robert Lakatoš desarrolla su carrera como solista y músico de cámara en Europa, Israel y los EEUU. Como solista ha tocado con la Orquesta Sinfónica de Navarra, Filarmónica de Cracovia, Orquestra Sinfonica de la UANL, Stanislav Binički Orchestra, Orquesta Sinfónica de Vojvodina, Niš Symphony Orchestra, Orquesta de la Academia de las artes de Novi Sad, New York Summit Music Festival Orchestra, Orquesta de Cámara de Novi Sad, Orquesta de Cámara de Vojvodina, Zurich ZHdK-Strings Chamber Orchestra o la Janaček Camerata. En la actualidad desempeña el puesto de profesor de violín en la Academia de las Artes de Novi Sad, donde estudió y donde la Provincia Autónoma de Vojvodina y la Academia de Artes y Ciencias de Vojvodina le reconocieron como Mejor Artista Joven en 2016. Usa un arco Vladimir Radosavljević y desde 2016 Robert es un artista Thomastik-Infeld.