Graciela Araya en la Temporada de Ópera de Las Palmas

Graciela Araya en la Temporada de Ópera de Las Palmas

La mezzo austríaca de origen chileno Graciela Araya hará su debut en la Temporada de Ópera de Las Palmas en el papel de Marquesa de Berkenfield, de La fille du Regiment de Donizetti. En producción de Amigos Canarios de la Ópera, Graciela Araya compartirá escenario con artistas como Javier Camarena, Jessica Pratt o José Julián Frontal. Las funciones tendrán lugar en el Teatro Pérez Galdós de las Palmas los días 20, 22 y 24 de Abril.

Graciela Araya

Graciela Araya es una mezzo-soprano austriaca de origen chileno con una prolífica carrera internacional desde principios de los 80. Con un repertorio de más de 70 roles, es conocida en todo el mundo por su interpretación de la protagonista de Carmen de Bizet, rol que cantó en más de 450 funciones. Nacida en 1962 en Concepción, Chile, estudió con Martha Durán en Santiago y con Tomas Demolitsas en São Paulo. Debutó en Santiago en 1981 como Maria en West Side Story. En 1984 ganó una beca para estudiar en Europa e hizo su debut con la Deutsche Oper de Berlín, en la premiere mundial de Die Weise von Liebe und Tod des Cornets Christoph Rilke (El camino del amor y la muerte del Cornet Christoph Rilke), de Siegfried Matthus, bajo la dirección escénica de Maximilian Schell.

Por dos años trabajó con la Ópera de Aachen y otros tres años estuvo con la Deutsche Oper am Rhein, antes de formar parte del roster de artistas principales de la Wiener Staatsoper, donde cantó durante 12 temporadas y adoptó la nacionalidad austriaca.  Como free-lance, ha cantado roles protagónicos con la Royal Opera de Londres, la Opéra National de Paris, en La Fenice de Venecia, el Teatro dell’Opera di Roma y el Teatro Regio di Torino. En Estados Unidos ha cantado en el Metropolitan Opera de Nueva York, Los Angeles Opera y Seattle Opera. En Asia cantó en el New National Theatre de Tokio, y participó en el Festival de Bregenz.

Graciela creó el rol de Donna Maria d’Avalos en la ópera Gesualdo, de Alfred Schnittke, para la Ópera Estatal de Viena. Por su interpretación como Orfeo en Orfeo ed Euridice en 1987, bajo la dirección de Peter Werhahn, obtuvo el premio O. E. Hasse como la mejor joven artista de Alemania. Algunos de los roles que ha interpretado en diversos teatros alrededor del mundo incluyen Amneris en Aida, Charlotte en Werther, Clairon en Capriccio, Concepcion en L’heure espagnole, Dalila en Samson et Dalila, Geschwitz en Lulu, Herodias en Salome, Jocasta en Oedipus rex, Kundry en Parsifal, Laura en La Gioconda y Venus en Tannhäuser.

 

 

 

Berna Perles deslumbra en su debut con la ROSS

Berna Perles deslumbra en su debut con la ROSS

Con todo, la mejor de la noche fue Berna Perles, una Micaela delicada, lírica y emotiva, de una línea de canto impoluta y gran sensibilidad expresiva.

 

CRÍTICA DE MÚSICA – DIARIO DE SEVILLA

Mareando la perdiz con ‘Carmen’

ANDRÉS MORENO MENGÍBAR | ACTUALIZADO 18.09.2016 – 05:00

Homenaje a ‘Carmen’. Solistas: Rinat Shaham (Carmen), Leonardo Capalbo (Don José), Berna Perles (Micaela) y Carlos Daza (Escamillo). Compañía flamenca ‘Antonio Andrade’. Coro de la A. A. del Teatro de la Maestranza. Coordinación artística: Cristina Hoyos. Director: John Axelrod. Lugar: Reales Alcázares (Patio de la Montería). Fecha: Sábado, 17 de septiembre. Aforo: Lleno.

Berna_Perles_ROSS_Cerman_Micaela_Alcázar

Patio de la Montería del Real Alcázar de Sevilla

En este año se ha cumplido el vigésimoquinto aniversario de la craeación del Teatro de la Maestranza y de la Sinfónica. Pero en el próximo abril se cumplirán veinticinco años que no se representa Carmen en Sevilla. La ópera, quiero decir, porque de arreglos, suites y selecciones hemos tenido en la pasada temporada una buena ración. Ración que llega al límite de lo explicable con este híbrido, más pensado para turistas que para Sevilla, que anoche se presentó en los Alcázares. La ópera de Bizet es la más representada de todo el repertorio y cada día se lleva a escena en algún lugar del mundo. Menos en Sevilla, claro, que aquí somos así, que no sabemos aún cuándo subirá al escenario del Maestranza la ópera con la que más se identifica a Sevilla.

Ya empieza a cansar la vinculación de Carmen con el flamenco porque sí. Si es porque habla de una gitana, en Il trovatore hay muchos más gitanos y a nadie se le ocurre sacar un cuadro flamenco a cantar y bailar por bulerías antes de la ejecución de Manrico. Que es lo que se hizo anoche justo antes de la escena de la muerte de Carmen, sin sentido dramático ni estético, sólo para abundar en el tópico y en el kitsch justo donde menos se debería caer en estas cuestiones.

Ya que no tenemos la ópera, hay que conformarse con una selección, que en lo musical sí que funcionó a mejor nivel que en lo conceptual. Axelrod imprimió brío y quizá demasiado sonido en los momentos más populares, pero fue la suya una batuta siempre atenta a la acción dramática y a las entradas de los cantantes. La orquesta sonó con calidad, salvo algunos pasajes chillones en los violines primeros en el preludio del cuarto acto. Como estridentes sonaron las sopranos del coro en varias ocasiones.

Berna Perles

Es la Carmen de Rinat Shaham un volcán de pasión y sensualidad, con una voz de denso y oscuro color, pero con brillo y buenos graves que le permitieron salir airosa de la escena de las cartas. Debería controlar la tendencia a exagerar el fraseo y alargar las frases desvirtuando la línea de la melodía. Pasional y de timbre corpóreo, Capalbo tuvo su mejor momento en la escena final, pero en los pasajes delicados le faltó regular y matizar. Daza es también una voz sobrada de potencia, de dinámicas fijas y algo corto de graves. Con todo, la mejor de la noche fue Berna Perles, una Micaela delicada, lírica y emotiva, de una línea de canto impoluta y gran sensibilidad expresiva.

Enlace a la noticia en Diario de Sevilla

Berna_Perles

Axelrod da instrucciones a Berna Perles

 

“Pero la mejor voz de la noche fue la Micaela de la malagueña Berna Perles: delicada, emotiva, expresiva, con una proyección limpísima, encantadora…”

 

CRÍTICA DE MÚSICA – ABC de Sevilla

«Carmen»: el todo vs. las partes

El «Homenaje a “Carmen”» que realizó la Sinfónica en el Real Alcázar dio la sensación global de mezcolanza para turistas, aunque la orquesta estuvo muy bien guiada por su director

JOSÉ LUIS LÓPEZ LÓPEZ  – Actualizado: 20/09/2016 17:34h.

Esperamos que el título explique esa inusual calificación de dos y cuatro estrellas, aplicada a un mismo espectáculo. Sencillo: por un lado está el «todo», el conjunto, que, como tal, va muy benévolamente servido con dos estrellitas. Porque el mejunje de Orquesta y canto (coral y solista) de diversas partes seleccionadas de la ópera de Bizet, con las actuaciones de la Compañía Flamenca «Antonio Andrade» era un parche que no pegaba ni con cola, y que daba la sensación global de mescolanza para turistas. Tanto en los momentos en que el grupo flamenco «ilustraba» -es un decir- la acción operística, como en aquel otro en que se «suspendió» la música y el canto para que se nos deleitara con un animado cuadro de tablao, en el que bailaores, cantaor y cantaora, guitarristas, palmeros, se lucieron de lo lindo (incluso John Axelrod se dio la vuelta dando la espalda a la Orquesta, y desde su podio orquestal, como desde un balcón, se dedicó a contemplar las bulerías y demás).

Sin embargo… Sin embargo, si hacemos un fuerte esfuerzo de abstracción y consideramos que allí había dos espectáculos diferentes, vistos por separado, la cosa cambia mucho (cuatro estrellas). La Sinfónica estuvo muy bien guiada por su director (si acaso, un poco demasiado ruidosa a veces, pero eso puede ser atribuido a la servidumbre de tener que utilizar micrófonos y amplificadores, lo mismo que los cantantes solistas y corales, en un recinto grande y abierto), atento a las entradas de los personajes.

La Carmen de la bella Rinat Shaham (nacida en Israel), sonó sensual, apasionada, de color algo oscuro. El Don José del italo-americano Leonardo Capalbo necesitó regular mejor su emisión llena y redonda; bien en la escena final, pero fue una «pasada» que matara a Carmen estrangulándola con su corbata (¿no había un puñalillo por allí?). El barcelonés Carlos Daza, como Escamillo, cumplió adecuadamente. Pero la mejor voz de la noche fue la Micaela de la malagueña Berna Perles: delicada, emotiva, expresiva, con una proyección limpísima, encantadora…

Y si somos capaces de imaginar que fue otro día, a otra hora, cuando intervino la compañía flamenca, se hubiera visto con mucho gusto. Sobre todo estuvo magnífica su primera bailaora, también malagueña, Úrsula Moreno (la idea era crear contrafiguras danzantes: Úrsula, con su peinado y su vestido, pretendía representar «también» a Carmen; José Luis Vidal, «Lebri», a Don José, etc.). Y es que se utilizaron retazos de la obra, ya conocida, «Mi Carmen flamenca». Pero el «invento» no funcionó, como el agua y el aceite. Todo por no respetar a los preceptistas clásicos, que advertían del caos que puede resultar de una mezcla inadecuada de estilos…

Enlace a la noticia en ABC de Sevilla

Berna Perles debuta con la ROSS

Berna Perles debuta con la ROSS

Berna Perles debuta con la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla como Micaela en el Homenaje a Carmen de Bizet que tendrá lugar en el Patio de la Montería de Real Alcázar de Sevilla los días 17 y 18 de septiembre. Al frente de la orquesta estará su titular, el norteamericano John Axelrod y el resto del reparto estará formado por la mezzo Rinat Shaham (Carmen), Leonardo Capalbo, tenor (Don José) y el barítono Carlos Daza (Escamillo). 

Reciente semifinalista de Concorso Lirico Internazionale de Portofino y recién llegada de cantar en el concierto de presentación de la XX temporada de la Orquesta Sinfónica de la Región de Murcia afronta un inicio de temporada que la llevará además al Festival de Música Española de Cádiz, a la Orquesta Filarmónica de Malaga y al Teatro de la Maestranza.

Berna_Perles

Berna Perles

Nace en Málaga, donde obtiene el Título Superior de Canto en el Conservatorio de Música de Málaga con Matrícula de Honor y Premio Extraordinario Fin de Carrera. Cursa un postgrado en el Conservatorio Santa Cecilia de Roma y completa su formación en el Opera Studio de la Accademia Nazionale di Santa Cecilia. Amplía sus estudios en Viena con la mezzosoprano Glenys Linos. Ha recibido clases magistrales de Renata Scotto, Mirella Freni, Mariella Devia, Teresa Berganza, Monserrat Caballé, Isabel Rey y Carlos Álvarez.

Ha sido premiada en numerosos certámenes y concursos de canto:
 Primer Premio de Juventudes Musicales de España; Primer Premio de la Muestra de Jóvenes Intérpretes de Málaga
(2009); Finalista del Concurso Internacional de Canto Manuel Ausensi
(2010); Finalista del Concurso Internacional de Canto Villa de Colmenar Viejo; Finalista del Concorso Lirico Internazionale Umberto Giordano (2012); Tercer Premio del Concurso Internacional de Canto de Logroño (2013); Finalista del Concurso Internacional de Canto Francesc Viñas (2014); Primer Premio y Premio del Público en el XIII Concurso de Nuevas Voces de Sevilla y Semifinalista de Concurso de Canto de Portofino (2016).

Ha cantado en el Teatro dell’Opera y Auditorio Santa Cecilia de Roma, Konzerthaus de Viena, Teatro Comunale de Bologna, Opéra Royal de Versailles, Le pin galant de Mérignac, Palais des Festivals et Congrès de Cannes, Théâtre de Sète, Teatro Avenida de Buenos Aires, Teatros del Canal, Palau de la Música Catalana, Auditorio Nacional, Cervantes de Málaga, Principal de Zaragoza, Bretón de Logroño, Principal de Alicante, Gran Teatro de Córdoba o Manuel de Falla de Granada y ha cantado bajo la batuta de Dominique Rouis, Martin Mázik, Lorenzo Mariani, Edmon Colomer o Manuel Hernández Silva y bajo la dirección escénica de Lindsay Kemp, Emilio Sagi, William Orlandi o Riccardo Canessa.

Ha interpretado, entre otros, Contessa y Marcellina (Le nozze di Figaro), Bastienne (Bastien und Bastienne), Donna Anna y Donna Elvira (Don Giovanni), Gilda (Rigoletto), Anna Bolena, Giulietta (Capuletti e Montecchi), Adina (L’elisir d’amore), Musetta y Mimì (La bohème), Liù (Turandot), Juliette (Roméo et Juliette), Micaela (Carmen), Costanza (L’isola disabitata). En zarzuela ha interpretado los roles de Ascensión (La del manojo de rosas), Carolina (Luisa Fernanda), Katiuska, y Marola (La tabernera del puerto).
En el campo sinfónico y oratorio ha interpretado El Mesías (Haendel), Stabat Mater (Pergolesi), Requiem de Mozart, Fauré y Verdi, Elijah (Mendelssohn), Novena Sinfonía (Beethoven), Misa de la Coronación (Mozart) y Carmina Burana (Orff). Ha participado en la grabación de un CD de dúos, junto al barítono Carlos Álvarez, bajo el sello DN Records.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies