Entrevista a Manuel Hernández-Silva

Transcribimos la entrevista que ha mantenido César Combarros, de la agencia ICAL, a Manuel Hernández-Silva, director de los cuatro conciertos que protagoniza la OSCyL esta semana en el ciclo Sinfónica en CyL

 

Hernández Silva: “Ofrecemos la posibilidad de degustar dos platos muy sabrosos del repertorio clásico romántico”

El director de orquesta venezolano conduce esta semana a la OSCyL en Ávila, Salamanca, León y Burgos con un repertorio romántico que incluye piezas de Mozart y Schumann

César Combarros/ ICAL

Se cumplen 25 años desde la llegada del director de orquesta venezolano Manuel Hernández-Silva (Caracas, 1962) a España, para dirigir el conjunto que acabó siendo la actual Orquesta Sinfónica de la Región de Murcia. Formado en el Conservatorio Superior de Música de Viena, y desde 2014 director titular Orquesta Filarmónica de Málaga, esta semana dirigirá a la Orquesta Sinfónica de Castilla y León en una gira que les llevará por Ávila, Salamanca, León y Burgos, para interpretar “un programa absolutamente precioso”, formado por la ‘Sinfonía nº 41’ de Mozart (conocida popularmente como ‘Júpiter’) y la ‘Sinfonía nº 4’ de Schumann, dos clásicos del repertorio romántico. Mañana jueves, 2 de marzo, llegarán al Lienzo Norte de Ávila; un día después, el viernes 3, al Centro de las Artes Escénicas y de la Música (CAEM) de Salamanca; el sábado, día 4, al Auditorio Ciudad de León, y el domingo, 5 de marzo a la sala auditorio Rafael Frübeck de Burgos, en Fórum Evolución (Burgos).

¿Qué podrá encontrar el público que se acerque a estos conciertos?

La emoción de degustar dos platos muy sabrosos del repertorio clásico romántico: la ‘Júpiter’, que marca el final del sinfonismo mozartiano y el pistoletazo de salida hacia lo que vendría después; y la cuarta Sinfonía de Schumann, en su segunda versión, que representa el romanticismo alemán en todo su esplendor.

¿Qué le atrae de la escuela musical romántica?

Yo crecí con Mozart. Un maestro de Praga llegó a Venezuela en 1946, después de la guerra, y allí fundó el colegio de música donde yo estudié. Desde que era muy niño él nos educó con ese repertorio: sobre todo Vivaldi, mucho Telemann, y Mozart, y Mozart y Mozart… Luego, cuando llegué a estudiar a Viena, donde pasé casi veinte años, llevaba esto conmigo, y allí es inevitable sumergirte en toda la tradición clásica vienesa. El maestro de nuestro conservatorio superior insistió mucho en todo este repertorio. En mi carrera he dirigido mucha música del siglo XX, música hispanoamericana, música de todo tipo, pero ésa fue mi base.

Aquello le caló…

El clasicismo y el romanticismo vienés y alemán suponen el grueso de mi biblioteca, de la cual estoy orgullosísimo. Tengo muchos facsímiles de Mozart, de Schumann, de Brahms, mucha literatura sobre el clasicismo. Creo que ése es el verdadero fundamento para el director de orquesta; luego llegan el maestro de capilla y la música barroca, que requieren otro tratamiento, pero cuando la música se saca de los salones y de las iglesias para llevarla a los teatros, cuando se conforman las grandes sociedades filarmónicas, este repertorio es fundamental para crear todo el imaginario sonoro de un director de orquesta, y por ende también de una orquesta. Si uno tiene esa disciplina desde Mozart, a través de Schumann o Brahms, puedes acometer con muchas más garantías una sinfonía de Shostakóvich y cualquier otra obra.

¿Cómo dialogan entre sí las dos piezas que conforman este programa?

De una manera estupenda, porque las dos van en una misma dirección. Schumann es una consecuencia de lo que sucedió con Mozart. Estaban Haydn y Mozart, con lo que éste último hizo en la ópera, y surgió Carl Maria von Weber, con ‘El cazador furtivo’, una obra capital que marcó un hito, un camino hacia lo que vendría después, Wagner y Beethoven. Digamos que es una línea continua.

¿Es más complejo preparar los conciertos con una agenda que incluye desplazamientos a distintas provincias, como sucede esta semana?

Es un repertorio muy tradicional, que preparamos igual que si fuera un concierto de abono en el Miguel Delibes. El lunes trabajamos toda la sinfonía de Schumann y la dejamos prácticamente lista, y el martes la rematamos antes de empezar a trabajar Mozart. Cuando una orquesta tiene disciplina, como sucede con la OSCyL, se pueden planificar los ensayos con mucha conciencia y sin necesidad de repetir durante cuatro días la misma sinfonía.

¿Qué recuerda de la primera vez que dirigió a la OSCyL, en 2009?

Tocamos en el Teatro Principal de Burgos, y entre otras piezas interpretamos la ‘Italiana’ de Mendelssohn. El gerente era todavía Enrique Rojas y este bellísimo Auditorio se había inaugurado apenas dos años antes. Luego hubo muchos cambios y en los últimos años me habían ofrecido hasta dos fechas para venir a dirigir, pero desgraciadamente por problemas de calendario no había sido posible. Ésta es una oportunidad estupenda de reencontrarme con la Orquesta con este repertorio y dirigirla en auditorios hermosos. Eso me animó a reencontrarme con la OSCyL.

¿Cómo ha visto la evolución de la Orquesta desde entonces?

Estupenda, sin duda alguna. Ya entonces tenía mucha disciplina. Da gusto cuando uno va a una orquesta y siente desde el podio que hay paz, que los músicos se respetan y están comprometidos con su trabajo. Eso para un director invitado es magnífico porque da una grandísima imagen de la orquesta. En ocasiones a los cinco minutos de llegar a un lugar ya te has enterado de todas las miserias de la orquesta, pero aquí todo el mundo trabaja en la misma dirección. Además la OSCyL tiene una programación extraordinaria.

Ha trabajado en la República Checa, Alemania, Austria, Hungría, Corea del Sur, Venezuela, Colombia, México, y con buena parte de las orquestas autonómicas españolas. ¿Qué momento viven las orquestas en España?

Por una parte es evidente que la crisis ha hecho mucho daño a las orquestas con los recortes, pero en España ha habido una evolución inmensa en la calidad de las orquestas en los últimos 25 o 30 años. Desde las orquestas parece que siempre criticamos a los conservatorios, pero sin duda algo bueno han tenido que estar haciendo cuando nuestros músicos son reclamados por formaciones de todo el mundo. En España hay orquestas extraordinarias, capaces de competir con cualquiera de las europeas, sólo tenemos que creérnoslo.

Se acaba de hacer público que en abril dejará la dirección musical de la Orquesta Joven de Andalucía. ¿Qué le ha empujado a cerrar esa etapa?

Tomé la decisión de una manera muy meditada. La Joven Orquesta de Andalucía ha sido una de las experiencias más reconfortantes de mi vida artística. He sido su director musical cuatro años pero he colaborado regularmente con ellos desde mucho tiempo atrás. Yo tenía la ilusión de poder mostrar el trabajo de la OJA en otros lugares, plantear intercambios con otras orquestas alemanas y austríacas, mostrar el gran talento que atesora, pero desgraciadamente no he podido hacerlo por cuestiones presupuestarias. Cada día que he pasado allí me he entregado en cuerpo y alma a la OJA, y concluí que era mejor marcharme para dejar entrar aire fresco antes de sentir que me había cansado. Ha sido una etapa maravillosa, soy amigo de la institución, y me voy de allí muy agradecido.

¿Qué retos profesionales se le presentan ahora?

Continuar con el proyecto de la Filarmónica de Málaga. Es una orquesta grande, más o menos de las dimensiones de la OSCyL, y eso nos permite afrontar todo el repertorio. Mi reto es poder coronar el proyecto sonoro que iniciamos en 2014

 

Otras noticias

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies