Hernández-Silva con las orquestas del ADDA, ORTVE y Córdoba

Hernández-Silva con las orquestas del ADDA, ORTVE y Córdoba

Tras un espectacular concierto en el Festival de Úbeda en que dirigió a Marina Heredia y a Cañizares con la ORTVE, Manuel Hernández-Silva da comienzo a una intensa temporada sinfónica poniéndose al frente de las orquestas ADDA Simfònica, de Alicante, de nuevo de la ORTVE, y de la orquesta de Córdoba. Con la orquesta del ADDA dirigirá a la violista Isabel Villanueva en un programa que incluye Cantos de Ordesa, concierto para viola y orquesta del recientemente fallecido Antón García Abril, junto a la Sinfonía nº 1 en Sol Menor de Vasili Kalinnikov. Con la ORTVE dirigirá un Requiem Alemán de Brahms, y con la orquesta de Córdoba dirigirá la Sinfonía nº 3 en Re Mayor, D. 200, de Franz Schubert, y de nuevo la sinfonía de Kalinnikov.

Otros compromisos destacados de la temporada incluyen a la Orquesta de Valencia, con la que dirigirá a Pacho Flores y Leo Rondón en el estreno en España del Concerto Venezolano de Paquito D’Rivera y Cantos y Revueltas, del propio Flores, junto a la Sinfonía nº 1 en Mi Menor, Op. 39 de Sibelius; la Real Filharmonía de Galicia, donde dirigirá un programa ruso que comprende la obertura Una vida por el zar, de Mijaíl Glinka, el Concierto para violín nº 1 en Fa sostenido Menor de Henryk Wieniawski con Robert Lakatoš como solista y una vez más la 1ª de Kalinnikov; la Sinfónica de la Región de Murcia, con la que dirigirá el estreno absoluto del Stabat Mater, de Manuel Moreno Buendía, con la mezzo María José Montiel y el barítono Javier Franco; la Filarmónica de Gran Canaria, de nuevo con Pacho Flores y Leo Rondón; la Sinfónica Nacional de Chile; la Orquestra Sinfônica do Estado de São Paulo, en un programa español que incluye como solistas al guitarrista Rafael Aguirre, la soprano Beatriz Díaz y el tenor César Augusto Gutiérrez; o la Orchestre National de Bordeaux -Aquitaine para dos nuevos estrenos con Pacho Flores, los estrenos en Francia de los conciertos Salseando, de Roberto Sierra y el Concerto Venezolano de Paquito D’Rivera, además de las suites de Redes, de Silvestre Revueltas y Estancia, de Alberto Ginastera.

Manuel Hernández-Silva Adda, ORTVE, Cordoba

Manuel Hernández-Silva ha sido Principal Director Invitado de la Orquesta Simón Bolívar y Director Musical y Artístico de las orquestas Sinfónica de la Región de Murcia, Orquesta de Cordoba Filarmónica de Málaga, y hasta la pasada temporada de la Sinfónica de Navarra. 


 

Pacho Flores con la RFG en el Festival de Santander

Pacho Flores con la RFG en el Festival de Santander

Pacho Flores se presenta en el Festival Internacional de Santander junto a la Real Filharmonía de Galicia bajo la dirección de su titular, Paul Daniel, con un programa que incluye el Concierto de Otoño, de Arturo Márquez, y Revirado de Piazzolla, en arreglo del propio Pacho Flores. Será en el Palacio de Festivales de Cantabria el próximo 12 de agosto. De esta forma, el Festival Internacional de Santander se convierte en el primer gran festival español en programar al que ya muchos consideran, sin haber cumplido aún los 40 años, el trompetista clásico más influyente de la historia, no solo por su virtuosismo y musicalidad, sino por sus aportaciones a la expansión del repertorio y al desarrollo tecnológico del instrumento. El Concierto de Otoño, de Arturo Márquez, es precisamente el primero de seis nuevos conciertos de trompeta encargados colectivamente por diversas orquestas de todo el mundo y que se han ido estrenando desde la temporada 2018/19 hasta la 2021/22, en lo que supone el plan más ambicioso de expansión del repertorio de trompeta solista con orquesta llevado a cabo por un solo artista. Al amparo de este proyecto, además del de Arturo Márquez, han visto la luz nuevos conciertos de Roberto Sierra, Paquito D’Rivera, Efraín Oscher, Christian Lindberg y Daniel Freiberg, en cuyos encargos han participado orquestas de Japón, España, Noruega, Reino Unido, México, Brasil o Francia.

La Real Filharmonía de Galicia, que es la orquesta con la que Pacho se presenta en el Festival de Santander, ha participado en los encargos de dos de estos conciertos, Danzas Latinas, de Efraín Oscher, y Caballos Mágicos, de Christian Lindberg, cuyo estreno tuvo lugar esta pasada primavera en el Auditorio de Galicia bajo la dirección de Paul Daniel, y que conocerá su estreno en Suecia en Septiembre bajo la batuta del propio Lindberg junto a la Orquesta de Cámara Sueca. Durante el mismo período será llevado al disco para el sello European Grammophon junto a Un Sueño Morisco, doble concierto para trompeta y trombón, también de Lindberg y en el que el director, compositor y trombonista sueco, además de llevar la batuta interpretará la parte solista de trombón. Este concierto fue encargado y estrenado por la Orquesta de RTVE, en esa ocasión con Ximo Vicedo al trombón y Lindberg a la batuta, y, naturalmente, Pacho flores a la trompeta.

Pacho Flores Festival de Santander

Tras su participación en el Festival de Santander y el estreno y grabación en Suecia, Pacho Flores viajará a Londres para protagonizar el estreno absoluto de Invocation, nuevo concierto de trompeta de Eleanor Alberga, encargado por la London Schools Symphony Orchestra y su director Peter Ash, que tendrá lugar en el Barbican Center de Londres el 20 de Septiembre. Otros destacados de la temporada son los estrenos en España del nuevo concierto de Daniel Freiberg, con la Oviedo Filarmonía y Lucas Macias; en el Reino Unido del Concerto Venezolano, de Paquito D’Rivera, y de Cantos y Revueltas, del propio Pacho, con la Royal Liverpool Philharmonic, Domingo Hindoyan y Leo Rondón; de nuevo en España del concierto de Paquito, con la orquesta de Valencia y Manuel Hernández-Silva y poco después con la San Diego Symphony y Rafael Payare; de Roberto Sierra en Brasil con la Orquesta Sinfónica del Estado de São Paulo junto a Carlos Miguel Prieto y más tarde con la Orchestra National de Bordeaux-Aquitaine de nuevo con Hernández-Silva; estreno en España del nuevo Concierto para Fliscorno del propio Pacho con la Sinfónica de Tenerife y Christian Vásquez, o la primera interpretación libre del concierto de Paquito con la Filarmónica de Gran Canaria, otra vez con Hernández-Silva, para clausurar la temporada con el estreno del Concierto Mambí para trompeta y orquesta de Igmar Alderete con la Orquesta de Córdoba y Carlos Domínguez-Nieto. 


 

Excelentes críticas para Hernández-Silva en su regreso a Málaga

Excelentes críticas para Hernández-Silva en su regreso a Málaga

Compartimos algunas de las excelentes críticas recibidas por Manuel Hernández-Silva tras su regreso a Málaga para dirigir a la Filarmónica por primera vez desde que cesó en sus funciones como director titular y artístico de la formación durante seis temporadas. 

Con la música a esta parte

Manuel Hernández Silva volvió a subir a la tarima del Teatro Cervantes ante la OFM, de la que fue titular hasta 2020, como batuta invitada

Pablo Bujalance, Málagahoy, 7 de mayo de 2021

La despedida como director titular de la Orquesta Filarmónica de Málaga de Manuel Hernández Silva (Caracas, 1962) no pudo ser más amarga: la pandemia del coronavirus obligó a suspender en marzo del año pasado la temporada de abono, así como el resto de programas, con lo que nuestro hombre, que dejaba su puesto en junio, asumió la espina que iba a dejarle la imposibilidad de decir adiós a su público en el lugar correspondiente, la tarima del Teatro Cervantes. Fue una situación injusta en la medida en que la huella que Hernández Silva ha dejado en la vida cultural malagueña en general y en la OFM en particular es honda y de largo alcance. Desde su llegada en 2014, la orquesta ganó abonados cada año (tal y como había sucedido anteriormente en la Orquesta de Córdoba con Hernández Silva al frente) y consolidó nuevos públicos en propuestas alternativas como La Filarmónica frente al Mar, en La Térmica, lo que confirmó que el proyecto que traía el director para la agrupación era el que la ciudad necesitaba. Especialmente visible fue su labor en la relación del Teatro Cervantes: bajo su titularidad, la OFM oficializó su vínculo de manera preeminente con el teatro (una cuestión que, inexplicablemente, seguía pendiente desde el debut de la OFM en 1991 en el Cervantes), con lo que diversas citas anuales que antes quedaban en manos de orquestas contratadas (como el tradicional Concierto de Año Nuevo) pasaban a tener en la Filarmónica a su primer protagonista. Hernández Silva llevó a la OFM a los conservatorios profesionales de Málaga y reforzó de manera notable su labor educativa. Tampoco faltaron tragos amargos, como la huelga de músicos, la primera en la historia de la orquesta, a la que el director tuvo que hacer frente en 2019 (“El momento más difícil de toda mi carrera”, afirmó en junio del año pasado); y, sobre todo, el llegar al fin de su labor en Málaga sin ver ni siquiera encauzado el proyecto del Auditorio, que reclamó de manera vehemente en cada ocasión servida. Que quedara esa despedida por formalizar añadió notables dosis de tristeza al varapalo que supuso cancelar la temporada pasada antes de tiempo, y justo por eso esperaba Hernández Silva como agua de mayo su regreso como director invitado a la temporada de abono del Cervantes. Pues bien, el regreso se produjo finalmente este jueves, en el duodécimo programa de la temporada de abono de la OFM, con obras de Brahms y Schumann (dos de los compositores predilectos de Hernández Silva, formado en Viena) y con la violinista Ana María Valderrama como solista. Y sí, la despedida fue emocionante y cálida, muy a pesar del aforo reducido drásticamente a cuenta de las distancias sanitarias: “Habría preferido volver con el teatro lleno, pero lo importante era estar. Mi presencia aquí, de nuevo, es para mí la mejor despedida”, afirmó el director a Málaga Hoy pocas horas antes del concierto, que tendrá este viernes, como es tradicional, su segundo pase.

Pero las emociones ya venían dándose “desde que puse el pie en Málaga otra vez”, explicó Hernández Silva. El reencuentro con los músicos en la sala de ensayos fue ya “muy cálido, muy cordial y a flor de piel. Los maestros me expresaron su afecto, como siempre. Compartimos seis temporadas, así que es mucho lo que nos une. Para mí es un placer volver a trabajar con ellos, espero que haya más oportunidades en el futuro”. Respecto al futuro, Hernández Silva seguirá siendo hasta el 31 de agosto director titular de la Orquesta Sinfónica de Navarra, cargo que compaginó en sus últimos años en Málaga al frente de la OFM; y, después, trabajará en otros proyectos y como director invitado en orquestas de todo el mundo, pero, tal y como pretendía, sin estar vincular a titularidad alguna: “Recientemente me llegó una oferta muy, muy interesante para ser director titular de una gran orquesta. Pero la rechacé. La titularidad es una experiencia muy enriquecedora, pero también exige muchas responsabilidades y yo prefiero disfrutar ahora de más libertad, poder desarrollar otros proyectos más personales y conocer otras orquestas”. Un reciente mal trago para su salud, del que se repuso felizmente, parecía destinado a rebajar el entusiasmo de Hernández Silva, pero su ímpetu caribeño es el mismo de siempre.

Hernández-Silva críticas regreso Málaga

Los adioses de Hernández Silva

Reseña del concierto de abono de la OFM que supuso el regreso de su ex-director

Alejandro Fernández, La Opinión de Málaga, 9 de Mayo  de 2021

Un mes y medio después del último abono de la Filarmónica de Málaga, a finales de marzo, volvía la primera orquesta al escenario de la hégira azul con el fracaso del fallido ‘Il Barbieri’ de cuerpo presente, y la no menos controvertida noticia del reparto de pluses difícil de encajar e imposible de digerir. Abono que era también para el reencuentro con los aficionados y especialmente, en el centro de todo, los adioses del que ha sido maestro titular de la Filarmónica de Málaga hasta la pasada temporada, Manuel Hernández Silva.

El maestro no desaprovechó la oportunidad para volver hacer gala del sentido orgánico con el que dota cada lectura de sus interpretaciones sobre la base de un pulso firme, los acentos sobre dinámicas coloreadas que en la emisión se resuelven con una factura sólida que no excluye la propia personalidad del maestro y donde el ritmo proporciona los cimientos de sus propuestas musicales. La Filarmónica de Málaga pierde una gran batuta, y hay que apuntarlo sin ninguna reserva, pero como conjunto se queda con todas estas claves que son las que definen a una gran orquesta, que en el caso de la OFM quedaron demostradas con las versiones de la Tercera y Sexta mahlerianas o la apuesta que realizó el maestro tanto de solistas, como de voces locales por anotar alguno de los éxitos y contribuciones.

Programa alemán, el del abono pasado, centrado en el romanticismo sinfónico de R. Schuman y su extensión en el universo sinfónico y concertante de J. Brahms. Nueva y ambiciosa propuesta musical en el concierto pasado -obertura, concierto y sinfonía- sobre el arco temporal de mediados del diecinueve y el comienzo del último tercio de centuria en pleno auge de las grandes escuelas nacionales en lo que apetecía, al menos en presupuesto, una continuidad formal y orgánica de dos compositores asentados en la herencia clásica.

Tras la interpretación de la obertura ‘Genoveva’ de la ópera romántica de R. Schumann quedaban anotadas las claves interpretativas del concierto dando paso al esperadísimo reencuentro con el violín de Ana María Valderrama. La gran intérprete española reivindicó el peso de una página central del gran repertorio como es el Concierto en Re mayor de J. Brahms dibujando un primer tiempo en continuo debate entre orquesta y solista ambicioso con la dificultad añadida de las líneas sinfónicas que vuelca el compositor en la partitura en contraste al sentido íntimo de intencionada vocación lírica que en el caso de Valderrama puso a prueba la musicalidad de las cuerdas de la gran intérprete española. En el allegro giocoso de cierre batuta y solista dibujaron un escenario sonoro danzante muy efectista que remata los esfuerzos de los movimientos precedentes.

La segunda incursión sinfónica del músico hamburgues cerraba el abono de despedida del maestro Hernández Silva, sobre la idea de un primer tiempo meditado muy contrastado con los tiempos centrales para enlazar con el firme y explosivo allegro con spirito de cierre gracias a la complicidad de unos metales decididamente inspirados, el no menos destacado papel de la maderas de la OFM y la densidad aportada por las cuerdas graves de la Filarmónica.


 

Hernández-Silva con las orquestas del ADDA, ORTVE y Córdoba

Hernández-Silva con la Orquesta Sinfónica de Navarra

Manuel Hernández-Silva regresa a la Orquesta Sinfónica de Navarra para afrontar un programa en el que contará como solista con el violinista, Yorrick Troman, concertino de la formación, que interpretará el Concierto para violín n. 1 en Re Mayor op. 19, de Sergei Prokofiev. La Sinfonía n. 2 en Re Mayor op. 73, de Brahms, completará el programa, que además de los dos conciertos habituales en el Auditorio Baluarte de Pamplona, se repetirá en Tudela el sábado, 15.

Manuel Hernández-Silva viene de ponerse al frente de la Filarmónica de Málaga por primera vez desde la finalización de su titularidad, evento que dejó reseñas como esta:

…la huella que Hernández Silva ha dejado en la vida cultural malagueña en general y en la OFM en particular es honda y de largo alcance. Desde su llegada en 2014, la orquesta ganó abonados cada año (tal y como había sucedido anteriormente en la Orquesta de Córdoba con Hernández Silva al frente) y consolidó nuevos públicos en propuestas alternativas como La Filarmónica frente al Mar, en La Térmica, lo que confirmó que el proyecto que traía el director para la agrupación era el que la ciudad necesitaba. Especialmente visible fue su labor en la relación del Teatro Cervantes: bajo su titularidad, la OFM oficializó su vínculo de manera preeminente con el teatro (una cuestión que, inexplicablemente, seguía pendiente desde el debut de la OFM en 1991 en el Cervantes), con lo que diversas citas anuales que antes quedaban en manos de orquestas contratadas (como el tradicional Concierto de Año Nuevo) pasaban a tener en la Filarmónica a su primer protagonista. Hernández Silva llevó a la OFM a los conservatorios profesionales de Málaga y reforzó de manera notable su labor educativa…. (Pablo Bujalance, en Málagahoy), o:

La Filarmónica de Málaga pierde una gran batuta, y hay que apuntarlo sin ninguna reserva (Alejandro Fernández, en La Opinión de Málaga)

Manuel Hernández-Silva Orquesta Sinfónica de Navarra

Tres estos conciertos con la Sinfónica de Navarra aún habrá de volver de nuevo para el cierre de la temporada en curso en dos semanas, con un programa en que acompañará a Juan  Pérez Floristán, quien acaba de resultar vencedor del Concurso Arthur Rubinstein en Tel-Aviv.


 

Manuel Hernández-Silva regresa a la Filarmónica de Málaga

Manuel Hernández-Silva regresa a la Filarmónica de Málaga

Manuel Hernández-Silva regresa los próximos 6 y 7 de Mayo a la Filarmónica de Málaga, orquesta de la que fue director musical y artístico durante siete temporadas, entre los años 2013 y 2020, para afrontar un programa que incluye la obertura Genoveva, Op. 81, de Robert Schumann, el Concierto para violín en Re mayor, Op. 77, de Johannes Brahms, con Ana María Valderrama como solista, y la Sinfonía nº 2 en Re mayor, Op. 73, también de Brahms. 

Todos los medios, locales y nacionales, ponderaron el extraordinario trabajo de Manuel Hernández-Silva al frente de la Filarmónica de Málaga, que se manifestó en un perceptible crecimiento artístico de la orquesta y en un aumento del número de abonados, que alcanzó casi el 12% en el conjunto del período, así como en una gran integración de la orquesta en el entramado social y cultural de la ciudad mediante la colaboración con otras instituciones culturales -como su presencia al frente de veladas de ópera en el Teatro Cervantes en títulos como Cosí fan tutte de Mozart y Fidelio de Beethoven, que marcaron sendos hitos en la historia operística de la ciudad-, su participación en actividades sociales y educativas de todo tipo, y su indesmayable apoyo al talento emergente local. Hernández-Silva simultaneó la titularidad de la Filarmónica de Málaga con su actual tenencia al frente de la Sinfónica de Navarra durante las temporadas 2018/19 y 2019/20.

Manuel Hernández-Silva con la Filarmónica de Málaga

Manuel Hernández-Silva afronta este final de temporada con importantes proyectos en perspectiva que incluyen invitaciones en Argentina, Estados Unidos, Francia, Noruega República Checa y Asia, además de su habitual presencia en destacadas orquestas españolas, entre las que destacan algunos estrenos de nuevos conciertos para trompeta junto a Pacho Flores. Precisamente con Flores viene de presentar con la Filarmónica de Bogotá Cantos y Revueltas, obra central del disco que dirigió para Deutsche Grammophon con la Real Filharmonía de Galicia.