Kees Bakels with the Singapore Symphony

Kees Bakels with the Singapore Symphony

Dutch conductor Kees Bakels conducts the Singapore Symphony Orchestra and violinist Richard Lin next November the 15th at the Victoria Concert Hall. The program includes Rossini’s Overture of La Cenerentola, Korngold’s violin concerto and excerpts from Chaikovski’s The Sleeping Beauty.

Kees Bakels has held numerous titled positions with major orchestras, most recently with the Malaysian Philharmonic Orchestra where he was Music Director from 1997 to 2005. Other positions have included Principal Conductor of the Netherlands Radio Symphony Orchestra and Principal Guest Conductor and Artistic Adviser to the Quebec Symphony Orchestra or Chief Guest Conductor of the Bournemouth Symphony Orchestra for 10 years and still works with the orchestra each season. He also works regularly in France with the Ensemble Orchestral de Paris and Orchestre National de Lille. Kees Bakels has conducted all the major Dutch orchestras, as well as orchestras in Europe, the USA, Australia and Japan.

Kees Bakels plano americano color

Kees Bakels’ guest-conducting engagements have included the National Arts Centre Orchestra, Ottawa, Melbourne Symphony Orchestra, Netherlands Philharmonic Orchestra, Lausanne Chamber Orchestra, Orquesta Ciudad de Granada, Berne Symphony Orchestra, Het Brabants and the Sao Paulo Symphony Orchestra. Kees Bakels has always concentrated as much on opera as on symphonic repertoire and has regularly appeared with the Netherlands Opera and the Vancouver Opera and in the UK has conducted new productions of Aïda and Fidelio at the English National Opera and La Bohème and Carmen at the Welsh National Opera. He has conducted concert performances of opera for the famous VARA Matinee Series at the Concertgebouw in Amsterdam regularly over 25 years, most recently Donizetti’s La Favorita. He has championed the lesser known operas of composers such as Mascagni and Leoncavello including Mascagni’s Zanetto, Amica, Il Piccolo Marat,Isabeau, Iris, Nerone and his Messa di Gloria, and Leoncavello’s La Bohème, Edipo Re and Zaza.

Kees Bakels’ recordings include the complete Vaughan Williams symphonies, recently re-released as a box set and complete Nielsen Concerti with the Bournemouth Symphony Orchestra for Naxos and four recordings with the Netherlands Radio Symphony Orchestra for NM Classics. He has also recorded with the Philharmonia Orchestra for ASV, the Netherlands Chamber Orchestra for Denon, the Polish National Radio Symphony Orchestra and the London Symphony Orchestra. Recordings with the MPO for BIS include works by Dvorak, Sibelius, Khachaturian, Glazunov and Rimsky-Korsakov. Kees Bakels’ recording of Saint-Saëns Violin Concerto with Jean-Jacques Kantorow and the Tapiola Sinfonietta was nominated in the orchestral category of the BBC Music Magazine Awards.

Kees Bakels was born in Amsterdam, beginning his musical career as a violinist. He studied conducting at the Amsterdam Conservatory and at the Academy Chigiana in Siena. During his studies he became Assistant Conductor of the Amsterdam Philharmonic Orchestra and subsequently held the position of Associate Conductor with that orchestra. At that time he also became Principal Guest Conductor of the Netherlands Chamber Orchestra which he took to festivals in England, Finland, Belgium and Spain and on a coast-to-coast tour across the USA.

 

 

 

Berna Perles debuts in Teatro de la Zarzuela

Berna Perles debuts in Teatro de la Zarzuela

Soprano Berna Perles debuts at the Teatro de la Zarzuela in the role of Angustias de La Casa de Bernarda Alba by Miquel Ortega, conducted by the composer himself, together with Rubén Fernández-Aguirre and directed by Bárbara Lluch, which will be performed on the 10th, 11th, 13th, 15th, 17th, 18th, 20th and 22nd of November. She shares the limelight with Nancy Fabiola Herrera (Bernarda Alba), Carmen Romeu (Adela), Luis Cansino (Poncia), Carol García (Martirio), Marifé Nogales (Amelia), Belén Elvira (Magdalena), Milagros Martín (Maid) and the recent Premio Nacional de Teatro prizewiner Julieta Serrano as María Josefa.

Berna Perles

The best of the night was Berna Perles, a delicate, lyrical and emotional Micaela, with an impeccable singing voice and great expressive sensitivity (Andrés Moreno, Diario de Sevilla) 

The best voice of the night was the Micaela of the Malagueña Berna Perles: delicate, emotional, expressive and with clean projection (José Luis López, ABC de Sevilla)

Berna Perles was born in Malaga, where she obtained a Título Superior de Canto en el Conservatorio Superior de Música de Málaga con Matrícula de Honor y Premio Extraordinario Fin de Carrera – the highest awards. She studied a postgraduate course at the Santa Cecilia Conservatory in Rome and completed her training at the “Santa Cecilia” Opera Studio of the Accademia Nazionale di Santa Cecilia. She then studied in Vienna with Glenys Linos, a disciple of Elvira Hidalgo. She has received master classes from Renata Scotto, Mirella Freni, Mariella Devia, Teresa Berganza, Monserrat Caballé, Isabel Rey and Carlos Álvarez.

Berna has been awarded prizes in numerous singing competitions (First Prize, “Muestra de Jóvenes Intérpretes de Málaga”, First Prize, “Juventudes Musicales de España”, First Prize “Nuevas Voces Ciudad de Sevilla”, First Prize “Concurso Internacional Mozart de Granada”, First Prize “Concurso Internacional de Canto de Logroño”) and finalist in many others (“Concurso Internacional de Canto de Toulouse”, “Concorso Lirico Internazionale Umberto Giordano“ “Concurso Internacional de Canto Manuel Ausensi”, “Concurso Internacional de Canto Villa de Colmenar Viejo”, “Concorso Lirico Internazionale di Portofino”). In 2016 she received the award for Best Musical Work of the Year in her hometown of Malaga.

Berna Perles blanco y negro

His professional career has led him to perform, both in opera and zarzuela productions and in lyrical recitals, in theatres such as Teatro dell´opera (Rome), Auditorio Santa Cecilia (Rome), Konzerthaus (Vienna), Teatro Comunale (Bologna), Teatro Garibaldi (Lucera), Royal Opera (Versailles), Théâtre du Capitole (Toulouse), Opera de Massy, Le pin galant (Mérignac), Théâtre de Sète, Teatro Avenida (Buenos Aires), Le pin galant (Mérignac), Théâtre de Sète, Teatro Avenida (Buenos Aires).

He has sung under the baton of John Axelrod, Andrea Marcon, Giarcarlo Andretta, Dominique Rouis, Martin Mázik, Lorenzo Mariani, Edmon Colomer, Santiago Serrate, Pablo González, Mario Menicagli or Manuel Hernández-Silva and under the stage direction of Lindsay Kemp, Emilio Sagi, William Orlandi or Riccardo Canessa. Berna has played, among others, the roles of First Lady and Pamina (Die Zauberflöte), Contessa and Marcellina (Le nozze di Figaro), Bastienne (Bastien und Bastienne), Donna Anna and Donna Elvira (Don Giovanni), Fiordiligi (Così fan tutte), Gilda (Rigoletto), Anna Bolena (Anna Bolena), Adina (L’elisir d’amore), Musetta y Mimì (La Bohème), Liù (Turandot), Juliette (Roméo et Juliette), Micaela (Carmen), Costanza (L’isola disabitata), Sandrina (Un avvertimento ai gelosi).

In zarzuela Berna has also played the roles of Ascensión (La del manojo de rosas), Carolina (Luisa Fernanda), Katiuska (Katiuska) and Marola (La tabernera del puerto). In the field of symphonic and oratorio, she has performed, among others, The Messiah (Handel), Stabat Mater (Pergolesi), Requiem (Fauré), Requiem (Mozart), Requiem (Verdi), Elijah (Mendelssohn), Ninth Symphony (Beethoven), Coronation Mass (Mozart), Miserere (Ocón) and Carmina Burana (Orff). Among her recent commitments are: Fiordiligi (Così fan tutte, Teatro Cervantes de Málaga), several recitals with the ROSS, OCG, RFG, OSN and OFM, and interesting debuts at the Teatro de la Zarzuela (Madrid) in La casa de Bernarda Alba by Miquel Ortega, at the Teatro Campoamor, Teatro del Liceu and Teatro Real. She has participated in the recording of a CD of duets, together with baritone Carlos Álvarez, on the DNRecords label. (Translation: John Eastham)

 

 

 

Berna Perles en el Festival de Granada

Berna Perles en el Festival de Granada

Berna Perles regresa al Festival de Música y Danza de Granada tras el clamoroso éxito (mundoclasico.com, La Opinión de Málaga) de su recital en el Festival de la Cueva de Nerja junto a José Bros y Rubén Fernández Aguirre. Berna Perles ya se había presentado en el evento granadino en 2014, también entonces junto a Fernández Aguirre. En esta ocasión, y como ganadora del Concurso de Ópera Mozart de Granada, lo hará acompañada por la Orquesta Ciudad de Granada y el maestro Pablo González, y junto a otros cantantes como Alicia Amo, Karina Demurova, Riccardo Fassi o David Alegret. 

Berna Perles

Nace en Málaga, donde obtiene el Título Superior de Canto en el Conservatorio Superior de Música de Málaga con Matrícula de Honor y Premio Extraordinario Fin de Carrera. Cursa un postgrado en el Conservatorio Santa Cecilia de Roma y completa su formación en el Opera Studio de la Accademia Nazionale di Santa Cecilia. Amplía sus estudios en Viena con la mezzosoprano Glenys Linos. Ha recibido clases magistrales de Renata Scotto, Mirella Freni, Mariella Devia, Teresa Berganza, Monserrat Caballé, Isabel Rey y Carlos Álvarez.

Ha sido premiada en numerosos certámenes y concursos de canto:
 Primer Premio de Juventudes Musicales de España; Primer Premio de la Muestra de Jóvenes Intérpretes de Málaga
(2009); Finalista del Concurso Internacional de Canto Manuel Ausensi
(2010); Finalista del Concurso Internacional de Canto Villa de Colmenar Viejo; Finalista del Concorso Lirico Internazionale Umberto Giordano (2012); Tercer Premio del Concurso Internacional de Canto de Logroño (2013); Finalista del Concurso Internacional de Canto Francesc Viñas (2014); Primer Premio y Premio del Público en el XIII Concurso de Nuevas Voces de Sevilla, Semifinalista de Concurso de Canto de Portofino (2016); Ganadora del I Concurso de Ópera Mozart de Granada y Primer Premio del Concurso de Canto de Logroño (2017).

Su trayectoria profesional le ha llevado a actuar, tanto en ópera como zarzuela y recitales líricos, en el Teatro dell’Opera y Auditorio Santa Cecilia de Roma, Konzerthaus de Viena, Teatro Comunale de Bologna, Opéra Royal de Versailles, Le pin galant de Mérignac, Palais des Festivals et Congrès de Cannes, Théâtre de Sète, Teatro Avenida de Buenos Aires, Teatros del Canal, Palau de la Música Catalana, Auditorio Nacional, Cervantes de Málaga, Principal de Zaragoza, Bretón de Logroño, Principal de Alicante, Gran Teatro de Córdoba o Manuel de Falla de Granada y ha cantado bajo la batuta de Dominique Rouis, Martin Mázik, Lorenzo Mariani, Edmon Colomer, John Axelrod o Manuel Hernández Silva y bajo la dirección escénica de Lindsay Kemp, Emilio Sagi, William Orlandi o Riccardo Canessa.

Ha interpretado, entre otros, los roles de Erste Dame y Pamina (Die Zauberflöte), Contessa y Marcellina (Le nozze di Figaro), Bastienne (Bastien und Bastienne), Donna Anna y Donna Elvira (Don Giovanni), Gilda (Rigoletto), Anna Bolena, Giulietta (Capuletti e Montecchi), Adina (L’elisir d’amore), Musetta y Mimì (La bohème), Liù (Turandot), Juliette (Roméo et Juliette), Micaela (Carmen), Costanza (L’isola disabitata). En zarzuela ha interpretado los roles de Ascensión (La del manojo de rosas), Carolina (Luisa Fernanda), Katiuska, y Marola (La tabernera del puerto).
En el campo sinfónico y oratorio ha interpretado El Mesías (Haendel), Stabat Mater (Pergolesi), Requiem de Mozart, Fauré y Verdi, Elijah (Mendelssohn), Novena Sinfonía (Beethoven), Misa de la Coronación (Mozart) y Carmina Burana (Orff).

Entre sus recientes y próximos compromisos destacan Micaela en Sevilla con John Axelrod, recitales en el Festival de Música Española de Cádiz y el Teatro de la Maestranza y Fiordiligi con la Orquesta Ciudad de Granada, Festival de la Cueva de Nerja, Festival Internacional de Música y Danza de Granada y Teatro Cervantes de Málaga bajos las batutas de Andrea Marcon y Manuel Hernández-Silva. Ha participado en la grabación de un CD de dúos, junto al barítono Carlos Álvarez, bajo el sello DN Records.

 

 

Lírica en la cueva: José Bros y Berna Perles

Lírica en la cueva: José Bros y Berna Perles

Nerja, domingo 25 de junio de 2017. Cueva de Nerja. José Bros, tenor. Berna Perles, soprano. Rubén Fernández Aguirre, piano. Arias y dúos de ópera y zarzuela. Charles Gounod (Roméo et Juliette), Jules Massenet (Werther), Gaetano Donizetti (Anna Bolena, L’elisir d’amore), Francesco Cilea (L’Arlesiana), Francisco Moreno Torroba (Luisa Fernanda, La petenera), Pablo Luna (El niño judío), Reveriano Soutullo (El último Romántico), Amadeo Vives (Doña Francisquita). Bis: Ruperto Chapí (Las hijas del Zebedeo), Pablo Sorozábal (La tabernera del puerto), Manuel Fernández Caballero (El dúo de La Africana). 58º Festival de Música y Danza Cueva de Nerja. Aforo: 400. Ocupación: 100%.
 
lírica en la cueva José Bros
Siguiendo la estela del Festival de Música y Danza de Granada, el decano de los festivales españoles, en la localidad malagueña de Nerja se planteó hace casi seis décadas una versión reducida, integrada por cuatro o cinco espectáculos generalmente, dedicados a la música sinfónica, la lírica, el flamenco y la danza, que inició su andadura con la apertura de la Cueva al público. Grandes nombres y compañías han pasado por el marco incomparable que supone tenerla como escenario.
 
Este año el lírico ha sido el único espectáculo que se ha desarrollado en el interior de la cavidad. Los motivos de conservación se imponen. Para la ocasión se programó un recital de gran calidad. En el pasado han sonado grandes voces nacionales –las internacionales, como Kiri Te Kanawa, han sido una excepción– como Alfredo Kraus, Montserrat Caballé, José Carreras, Teresa Berganza, Juan Pons, Carlos Álvarez, Ainhoa Arteta, Ofelia Sala, Mariola Cantarero o Ismael Jordi. En esta edición se conjugaban la esplendida madurez artística de José Bros, que regresaba a Nerja, con la espléndida promesa que es Berna Perles. Les acompañaba al piano Rubén Fernández Aguirre.
 
No escuchaba a José Bros desde su apoteósico Pirata de Bellini en Ancona hace una década. Y juraría que, emulando a Fausto, ha hecho un pacto con el diablo para no envejecer. No es que tenga una magnífica técnica, que la tiene, y le permite afrontar una carrera dilatada con una voz sana después de abordar una cantidad importante de papeles. Es que pareciera que no pasan los años. Y aunque la voz ha ensanchado algo, hasta el punto de permitirle afrontar algunos personajes más líricos, el color sigue intacto, como la resonancia y la potencia de los agudos.
 
En varias ocasiones recordé al gran Alfredo Kraus, a quien escuché en el mismo escenario en 1996. Técnica belcantista. Dicción perfecta en italiano y francés. Estilismo supremo. Gusto y elegancia. Para más casualidad, incluso parte del repertorio compartido en este escenario: “Pour-quoi me réveiller” como presentación, con la voz perfectamente calentada; “È la solita storia”, fácil, sentida. “No puede ser”, apasionada. La clase y el rodaje eran evidentes en cada intervención.
 
Inevitablemente la sorpresa la dio Berna Perles. Sorpresa porque de Bros sabía qué esperar. Pero a la joven soprano malagueña la escuchaba por primera vez. La entrada con el “Vals de Julieta”, pieza clásica de presentación, reveló una voz más lírica que ligera, aunque con un registro agudo sobrado y cómodo. Dotada de agilidad, no es una virtuosa nata, como evidenció un tiempo más lento de lo habitual. Buen trino y buen francés. Y pensé que me hubiera resultado interesante escucharla también en la más difícil y menos virtuosa “aria del veneno” (“Amour, ranime mon courage”).
 
Mejor aún con la escena de la locura de Anna Bolena. Lástima que faltara la cabaletta final para rematar la composición. La tesitura más central permitió lucir la amplitud del centro y la solvencia del grave, revelando la homogeneidad del instrumento en toda su extensión, con independencia del registro. Una pronunciación especialmente cuidadosa del italiano, que enfatizaba el sentido del texto y lo aumentaba con recursos expresivos como piani de gran gusto, le permitió rematar un recitativo realmente bueno. En el aria lució un legato de altos vuelos, sosteniendo las largas arcadas de sonido en piano sin cansancio ni cortedad de fiato. Todo ello imbuido de una gran escuela belcantista. Habrá que seguir de cerca su evolución, tal y como se presentó tiene un espléndido futuro por delante.
 
En la segunda parte, dedicada a la zarzuela, destacó especialmente con El niño judío (“De España vengo”), donde exhibió de nuevo facilidad de emisión, la liquidez de los pianissimi, la magnífica dicción (en este caso en español) y el dominio del estilo. Con Bros el entendimiento fue total, en los dúos de Micaëla y Don José, Adina y Nemorino, Carolina y Javier, Fernando y Francisquita. Ambos remataron con un Dúo de La Africana simpatiquísimo.
 
No he hablado aún del tercer protagonista de la noche. Siempre es arriesgado presentar un recital de arias de ópera y zarzuela con piano. Lógicamente es imposible reproducir todos los efectos de la orquesta. Pero en esta ocasión reforzó el sentido de intimidad que transmitían un escenario reducido al mínimo y un aforo limitado. Rubén Fernández Aguirre, como buen conocedor de repertorio, distinguió perfectamente el ánimo que presidía cada pieza. Supo sostener a los cantantes en cada intervención con seguridad, un lujo sin afán de protagonismo. No en vano se ha consagrado como el pianista preferido de los cantantes líricos.
 
En definitiva, un broche a la altura de lo que se ha escuchado hasta ahora.
 
RAÚL GONZÁLEZ ARÉVALO – mundoclasico.com
 
 
 
 
 
Estrellas en la Cueva de Nerja

Estrellas en la Cueva de Nerja

Crítica. Recital de José Bros, Berna Perles y Rubén Fernández Aguirre

Alejandro Fernández 28.06.2017 | 00:24 – La Opinión de Málaga

Tres grandes citas aparecían anotadas en la agenda como ineludibles el pasado fin de semana: la nueva entrega de la integral de los cuartetos de Shostakovich, la clausura de la Temporada Lírica en el Teatro Cervantes y, el pasado domingo y dentro del marco del Festival de Música y Danza de la Cueva de Nerja, la gala lírica protagonizada por el tenor barcelonés José Bros, la gran revelación de la escena nacional Berna Perles y el piano atento y convincente de Rubén Fernández Aguirre.

Los algo más de quince minutos de retraso sobre la hora programada, ajenos a los protagonistas de la velada, servirían para tomar conciencia de ese auditorio que la naturaleza ha ido formando durante milenios y que de alguna forma nos introducía al excepcional repertorio de páginas que tras una breve pausa alternó la lírica en la primera parte para continuar, tras el descanso, con una segunda parte dedicada al género nacional. Abriría el recital la soprano malagueña Berna Perles encarnando a una vibrante Juliette del primer acto de Roméo et Juliette de Gounod. Un vals, sí, un vals cantado ¡y cómo lo elevó hasta lo más alto! Derrochando instrumento vocal, agudos naturales y dejando entrever ese registro medio tan rotundo que posee Perles. Le dejó alto el listón al maestro de la escena que es José Bros. Bros es sinónimo de solidez vocal y no le importa la plaza donde lidiar que una vez en el escenario se transforma, como así hizo sentir en su primera aria, Pourquoi me réveiller del Werther de Massenet.

Perlas del repertorio belcantista para estas dos voces de corte dramático, afiladas y precisas, sorprendentemente bien ligadas brindando momentos de auténtica belleza formal y expresiva. Los dos dúos que compartieron Bros y Perles en la primera parte -Bizet y Donizetti- constituyeron, por sí mismos, la justificación para estar en Nerja no sólo como aficionado sino también como testigo. Dos generaciones se unían en un mismo escenario con otro gran protagonista de la velada como fue el piano de Rubén Fernández, siempre discreto, siempre atento y, por supuesto, con la habilidad de transformar su piano en un elemento más del cantante al que acompaña. Tras el descanso le llegó el turno a páginas de Moreno Torroba, Luna, Soutullo y el irresistible dúo ¡Le van a oír! de Doña Francisquita de Amadeo Vives con el que se cerraba oficialmente el desbordante recital ofrecido por estas dos grandes voces, que no dudarían en regalar tres propinas fuera ya de programa, rematadas con la jota No cantes más la Africana de Fernández Caballero. Nerja se convirtió en un imaginario Liceu para ser testigo de excepción del vuelo de una gran cantante de la mano de un maestro, por no hablar de una pareja artística a disputar por los grandes escenarios.