Kun-Woo Paik and Beethoven, Endless journey

Kun-Woo Paik and Beethoven, Endless journey

By Prof. Satoru Sakaku, musicologist, professor at Tokyo University, for Auditorium Magazine. Translation to English by Mrs. Miyoko Weissenberg

Kun-Woo Paik in 2017 has been continuing his pilgrimage with Beethoven’s piano sonatas for over 6 months. From the end of March to the middle of October, thirty-two recitals were given in 24 cities of Korea, the same number of recitals as that of complete piano sonata works by Beethoven. He kept playing exclusively Beethoven’s piano sonatas. The recital was titled as “ Kun-Woo Paik and Beethoven, Endless journey”. I found it is a well-thought title, as the concept of “journey” is not linked to classical music in Japan. The climax of these continuous recitals cycle was the complete 32 works of Beethoven piano sonata’s recitals held at the concert hall of Seoul Arts Center from September 1st to 8th. It has been 10 years since Mr. Paik had presented the complete sonatas in 2007, and he must be surely the first Korean pianist having performed complete sonatas recitals for two times.

In the past when «Beethoven performers» like Backhaus, Kempff, Serkin or Arrau had been active, they were presenting Beethoven’s complete piano sonatas wherever they went. Even nowadays, there are pianists such as Rudolf Buchbinder, whose specialty is Beethoven’s complete piano sonatas performance. But they do not have repertoires as large as that of Mr. Paik’s, and it was not necessary for them to have that. How Mr. Paik who acquires such diverse repertoires of piano music represents his second performance of complete piano sonatas by Beethoven, a decade after his first recitals? It is an “event“ for not only Asia but also in the whole world of piano performance. I, who heard his performance of complete works 10 years ago at Guangzhou in China, went to Seoul to listen all of the recitals as well.

The most important aspect of performing the complete piano sonatas recitals is to construct the structure of the program. How these 32 works can be combined, by period of composition, tonality, scale of the piece or level of difficulty, or where “The well-known sonata” shall be included in the program (obviously one must think of marketing), etc., the pianist is tested to be intellectually insightful and musically analytical, and for listener it brings pleasure of discovering the performer’s intention of the program.

What Mr. Paik has represented in his program must be one of a “model response”. One shall pay attention to the fact that it is not the same program structure as that of 10 years ago. He was also using the score by Heinrich Schenker’s editions for this recitals. As far as I remember, he must has been using score by Henlé editions at the recitals of 10 years ago.

  1. Sep. 1st.:  Sonata nº 20, nº 1, nº 19 / nº 15 «Pastoral», nº 8 «Pathétique»
  2. Sep. 2nd.: Sonata nº 5, nº 3 / nº 12, nº 14 «Moonlight»
  3. Sep. 3rd.: (afternoon) Sonata nº 6, nº 7 / nº 16, nº 17 «The Tempest»
  4. Sep. 4th.: (evening) Sonata nº 10, nº 2 / nº 22, nº 23 «Appassionata»
  5. Sep. 5th.: Sonata nº 11, nº 18 «The hunt» / nº 9, nº 25, nº 21«Waldstein»
  6. Sep. 6th.: Sonata nº 4, nº 24 / nº 13, nº 26 «Les adieux»
  7. Sep. 7th.: Sonata nº 27, nº 28 / nº 29 «Hammerklavier»
  8. Sep. 8th.: Sonata nº 30, nº 31, nº 32 (without intermission)

I will give you a brief summary of my impressions as follows. The first recital which gives an overview of the early period of Sonatas known to be the three core works for piano students (nº 1, nº 19, nº 20), was a the most pedagogical and a rare opportunity to be performed by such a great Piano master as Mr. Paik. The second movements of «Pastoral» and «Pathétique» were performed with such deep feeling and became the moments of the night.

The second recital was combined by related tonality in major and minor in each session; one could feel at the latter part that there was the image of a funeral procession. The dotted rhythm that appeared in the first movement of the moonlight sonata implies a funeral bell and not the moonlight shining upon lake Leman* if the musical-rhetorical figure is taken for granted. He performed the 2nd and 4th movement of the  «Funeral March sonata» and the last movement of «Moonlight sonata» lively with plenty of energy, displaying the contrast between life and death.

At the third and fourth recital, he performed sonatas from the early period to two works (nº 16, nº 17) which led to «new road», then «Appassionata», offering various styles of 8 sonata pieces in one day held listeners’ attention. How marvellously he played at the short cadenza of 90 measures in the second movement of nº16! His performance of «The Tempest» and «Appassionata» which he also performed in Japan in the past, reminded me of the important Sumo match between highest-ranged «Ōyokozuna» sumo wrestlers’. He dominated the hall by his sense of uniformity in concentrated expressions at the last movement of « The Tempest», or by the coda in «Appassionata» which made me imagine an explosion of galaxy.

Mr. Paik’s’ fifth recital was quite brilliant, with his dynamic and passionate performance at the last movements of « The hunt» and « Waldstein», or with optimum expressions given to nº9 and nº 25 sonata which were like chamber music. At his 6th recital, three sonatas in E-flat major were aligned, he carefully represented each characteristic part in these movements, and the splendid performance of «Les adieux» deserved to be the final to conclude this recital.

Only the later period of 6 sonatas are left for recitals at last. The Sonata nº 27and nº 28 played in the first part of 7th recital could have been even better performed and be excellent by such an experienced and accomplished pianist as Mr. Paik. This was because probably at the beginning of nº 27, the chord of his right hand did not play as he intended and the first movement became incoherent due to this unexpected occurrence. It seemed to me that there is still some room left for consideration for tempo of each movement of No.28’s. The second and last movement’s allegro could have been adequate with a slightly calmer tempo. It is normal to have such occurrences, as recitals are organised almost every day, for 8 times.

His performance of «Hammerklavier» deserves to be one of the best performance one could listen at present. Among other active pianists, maybe Mr. Grigory Sokolov is the only one who can perform as same level as Mr. Paik. Mr. Sokolov’s Hammerklavier can be described as if he constructs in more than 50 minutes a great complex of Buddhist temples, while Mr. Paik will let us hear with large scale of lively grace of “Qi” (energy flow according to Chinese tradition), which he brought from the space. When it comes to the third movement, there is no one aside from Mr. Paik who could express such human and profound emotions.

On the eighth recital, Mr. Paik performed the three last sonatas perfectly, bringing the whole audience to completely a different world. The profound silence that came after he played the last cord of the last sonata, was the most noble and sublime moment achieved after the performance of 32 works by this superhuman pianist. Even if it was not done this time, I hope one day the 6 sonatas live performance would be recorded on CD.

It shall also be mentioned that the audience listened motionlessly to each one of 32 sonatas. Korea is at present a leading country of piano in Asia where they produce many young talented pianists. This is made possible due to people such virtuosos as Mr. Paik, teachers who have a global vision, and audiences who have great sensibility and ability to grasp musical expressions and emotions. The audiences who sincerely enjoy the performance, and give an explosive applause as soon as performance is finished (also endless requests for autographs and souvenir picture taking), are the ones supporting the foundation of Korean Piano world’s prosperity.

All together, the interpretation of Beethoven’s sonata by Mr. Paik during the cycle of these recitals was different from that of 10 years ago, and also from what we hear from CD. His free performing style was quite astonishing. He split in two hands for leaps of octave and chords in « Hammerklavier» and beginning of No.32, also in the same way for the opening part (so called the phrase of “Mannheim rockets”) and in bar 16-17th. of the No.7 on the third movement. He is often at a standstill when his impulsive desires for musical expression exceed the capability of piano as the instruments, but this shall be accepted as one of his characteristic side of his art.

Kun-Woo Paik portada disco sonatas Beethoven

His pianism from technical, physical and mental aspects are all at a complete maturity state. In my opinion, the essential qualities in his performance is his capacity of «spirit channeling ». While the ultimate goal of occidental music is to go beyond, ascending to heaven, to an ideal world, Mr. Paik communicates with composers’ spirit in heaven when interpreting his compositions, and brings them back to be possessed as he likes. It is an opposite vector.

This “possession” creates a particularly realistic atmosphere as if Beethoven himself was playing during Mr. Paik’s performance, and became a source for such a strong persuasion to the audience. In other words, Mr. Paik is a Shaman piano performer (or, Mudang and Baksu in Korean Shamanism), with the aesthetics, which have Asian particularity. Such « possessive » style of pianists are not seen in Korea nor in Asia.

Spiritually rich and sophisticated “Theatricality“, in his production of music and gesture during his performance is also his particularity and not seen with other pianists. I wonder if he obtained this capacity through the influence of his beloved Partner Yoon Jeong-hee. This quality brings the best effect when one interprets works of composer such as Beethoven, whose musical works are mainly constituted of dramatical contrasts.

Previously, Mr. Paik had realized “Theatricality “ and “possession” though great amount of concentration and strong determination. But since this recital, these elements are more relaxed, and we see as ”Two beings”, Beethoven and Mr. Paik appearing freely one after another during performance. He succeeds to give the ideal expressions depending on the musical character of each movement on sonata, and made almost the best interpretation we can listen.

There is another thing that became clear to me. It is his future picture. Mr. Paik will probably be the first Asian master pianist who will be successful at forefront throughout his life, like Mr. Horowitz who was recording until the day before he passed away, or Mr. Rubinstein who gave recitals until 89 years old, or Mr. Horszowski who was an active performer until 99 years old. Mr. Paik’s achievement of this second integral Beethoven piano sonata recitals, brought his pianism and as a person too, to a new higher level. One shall keep more eyes on his further success.

 

 

 

Thomas Laske con la Filarmónica de Málaga

Thomas Laske con la Filarmónica de Málaga

Tras una exitosa gira por España con la Misa en Si menor de Bach junto al Windsbacher Knabenchor y la Akademie für Alte Musik Berlin bajo la dirección de Martin Lehmann, Thomas Laske se encuentra ya en Andalucía para unirse a la Orquesta Filarmónica de Málaga y Juanita Lascarro, con los que cantará Ein Deutsches Requiem de Johannes Brahms bajo la dirección de Manuel Hernández-Silva, en el que será el primer concierto del maestro hispano-venezolano tras hacerse pública su renovación de contrato con la orquesta malagueña. Serán en el Teatro Cervantes los días 6 y 7 de Abril. A estos dos conciertos le sigue un intenso calendario en que el barítono alemán cantará obras como la Pasión según San Juan y Cantatas de Bach, Creación de Haydn o Elías de Mendelssohn. 

Thomas Laske

Thomas Laske nació en Stuttgart y recibió su primera formación como cantante como miembro del Stuttgarter Hymnus-Chorknaben. Se graduó como ingeniero audiovisual en 1996, al tiempo que estudiaba canto con Brigitte Dürrler e interpretación de Lied con Ria Goetze en Dusseldorf. Estudió también con Andreas Schmidt y Otto Edelmann. En 1997 ganó los primeros premios en el Concurso Richard Strauss en Múnich y en el Concurso Schmolz-Bickenbach en Düsseldorf.

En el ámbito del concierto ha actuado con directores como Karl-Friedrich Beringer, Georg Christoph Biller, Riccardo Chailly, Mariss Jansons, Peter Neumann, Krysztof Penderecki, Hellmuth Rilling o Wolfgang Sawallisch; y formaciones como Symphonieorchester des Bayerischen Rundfunks, Gewandhausorchester Leipzig, Orchestra Sinfonica di  Milano Giuseppe Verdi, St. Petersburg Philharmonic, Thomanerchor Leipzig y Windsbacher Knabenchor. Realizó conciertos en Bélgica, Dinamarca, Francia, Gran Bretaña, Italia, Austria, Rusia, España, Países  Bajos, Suiza o la República Checa. Varias grabaciones de Radio y en CD dan fe de su trayectoria, la última de las cuales es la Pasión según San Mateo de Bach con el Thomanerchor y la Gewandhausorchester de Leipzig.

Su carrera operística se inició como miembro del Opera Estudio de la Deutsche Oper am Rhein Dusseldorf-Duisburg. Entre 1999 y 2001 formó parte de la compañía del Schiller Theater North Rhine-Westphalia Gelsenkirchen/Wuppertal. Desde entonces ha cantado en la Bayerische Staatsoper de Múnich, Deutsche Oper Berlin, Oper Frankfurt/Main y Deutsche Oper am Rhein Dusseldorf. Su repertorio incluye Barbiere, Conte Almaviva, Don Giovanni, Guglielmo, Eugene Onegin, Sharpless y Valentin, entre otros.

Thomas Laske, gira española y Requiem de Brahms con Hernández-Silva

Thomas Laske, gira española y Requiem de Brahms con Hernández-Silva

Thomas Laske está de gira por España con la Misa en Si menor de Bach junto al Windsbacher Knabenchor y la Akademie für Alte Musik Berlin, todos bajo la dirección de Martin Lehmann. Los conciertos tendrán lugar desde el domingo 26 de Marzo en Girona, Pamplona el 28, Barcelona el 29, Madrid el 30 y Oviedo el 1 de Abril, para terminar el 3 en Turín. A continuación viajará a Andalucía para unirse a la Orquesta Filarmónica de Málaga y Juanita Lascarro, con los que cantará Ein Deutsches Requiem de Johannes Brahms bajo la dirección de Manuel Hernández-Silva, en el Teatro Cervantes los días 6 y 7 de Abril. Sigue un intenso calendario que incluye obras como la Pasión según San Juan y Cantatas de Bach, Creación de Haydn o Elías de Mendelssohn.

Thomas Laske

Thomas Laske nació en Stuttgart y recibió su primera formación como cantante como miembro del Stuttgarter Hymnus-Chorknaben. Se graduó como ingeniero audiovisual en 1996, al tiempo que estudiaba canto con Brigitte Dürrler e interpretación de Lied con Ria Goetze en Dusseldorf. Estudió también con Andreas Schmidt y Otto Edelmann. En 1997 ganó los primeros premios en el Concurso Richard Strauss en Múnich y en el Concurso Schmolz-Bickenbach en Düsseldorf.

En el ámbito del concierto ha actuado con directores como Karl-Friedrich Beringer, Georg Christoph Biller, Riccardo Chailly, Mariss Jansons, Peter Neumann, Krysztof Penderecki, Hellmuth Rilling o Wolfgang Sawallisch; y formaciones como Symphonieorchester des Bayerischen Rundfunks, Gewandhausorchester Leipzig, Orchestra Sinfonica di  Milano Giuseppe Verdi, St. Petersburg Philharmonic, Thomanerchor Leipzig y Windsbacher Knabenchor. Realizó conciertos en Bélgica, Dinamarca, Francia, Gran Bretaña, Italia, Austria, Rusia, España, Países  Bajos, Suiza o la República Checa. Varias grabaciones de Radio y en CD dan fe de su trayectoria, la última de las cuales es la Pasión según San Mateo de Bach con el Thomanerchor y la Gewandhausorchester de Leipzig.

Su carrera operística se inició como miembro del Opera Estudio de la Deutsche Oper am Rhein Dusseldorf-Duisburg. Entre 1999 y 2001 formó parte de la compañía del Schiller Theater North Rhine-Westphalia Gelsenkirchen/Wuppertal. Desde entonces ha cantado en la Bayerische Staatsoper de Múnich, Deutsche Oper Berlin, Oper Frankfurt/Main y Deutsche Oper am Rhein Dusseldorf. Su repertorio incluye Barbiere, Conte Almaviva, Don Giovanni, Guglielmo, Eugene Onegin, Sharpless y Valentin, entre otros.

 

 

Críticas de Kun-Woo Paik con NY Phil.

Críticas de Kun-Woo Paik con NY Phil.

Paik, Bělohlávek, brillantísimo Beethoven con la Filarmónica

David Wright, New York Classical Review, 09.12.2016

El jueves por la noche, a los 70 años, el pianista Kun-Woo Paik (…) hizo su primera aparición con la NY Philharmonic en Nueva York. Tras su interpretación del Concierto nº 3 en Do menor de Beethoven, solo cabe desear muchas más.

Los aficionados al piano ya le conocían por su reciente grabación de la integral de las 32 sonatas de Beethoven. La interpretación en directo del jueves, sin filtros, demostró que esas magistrales lecturas en CD no fueron trucos de estudio.

Prácticamente estático en su banco, arqueado sobre el teclado, Paik puso una fluida técnica totalmente al servicio de la música, trayendo cada compás a una vibrante vida, moldeándolos con enorme expresividad,

Su interpretación fue ejemplar en el sentido más literal: Uno querría traer a cada estudiante de piano a la sala y decir: Así es como suena Beethoven cuando todo está en su sitio –sin jactancia, sin exageración, solo cada nota, cada frase, y énfasis donde es necesario para levantar el edificio completo ante tus ojos,

Puede un solista influir en la forma en que toca la orquesta? Como sino explicar la sonora, arquitectónica cualidad de la larga exposición orquestal, liderada por el maestro Jiří Bělohlávek, antes de la entrada del solista. El amplio fraseo de la orquesta, balance tonal, e infalible sentido de la dirección fueron un reflejo de los del pianista, tanto en estas páginas iniciales como a lo largo de toda la obra.

una de las más convincentes interpretaciones de Beethoven de esta o cualquier temporada.

Leer la crónica completa de David Wright en New York Classical Review

Haciendo que Beethoven parezca fácil. Mejor tarde que nunca

Anthony Tomassini, The New York Times, 10.12.2016

El distinguido pianista Kun-Woo Paik hizo un esperado debut en la temporada de abono de la Filarmónica de Nueva York…. El Sr. Paik dio magistral cuenta de esta conocida obra, tocando con un sonido inusualmente cálido y penetrante, y exponiendo los pasajes rápidos con gracia elocuente.

El Sr. Paik, que vive en Paris, ha centrado su carrera en Europa. En 2004 tocó el 3º de Prokofiev con la orquesta en una gira en Corea, pero esta ausencia del escenario de la Filarmónica ha sido una negligencia.

Su interpretación del jueves fue un modelo de como extraer del piano un sonido rico y redondo sin ningún esfuerzo aparente. Su magistral acercamiento a la obra, correspondido por el Sr. Bělohlávek y la orquesta, puede haber carecido de agitación superflua, pero expuso a la perfección la estructura interna y el desarrollo dramático. Hubo hasta un toque de diablura en en la vivaz interpretación del Rondó final.

Leer la crónica completa de Anthony Tommasini en The New York Times

Nunca es tarde si la dicha es buena. 

Pedro J. Lapeña Rey, Codalario, 19.12.2016

Y la forma de tocar de este poeta del piano (Wilhelm Kempf) me vino a la cabeza el sábado al escuchar a su antiguo alumno, ahora septuagenario, interpretar de manera admirable el Concierto en do menor del sordo de Bonn. Su interpretación huyó de todo tipo de efectismos, centrándose en lo puramente musical. Sin aspavientos ni gesticulaciones innecesarias, sacrificó algo del contundente sonido beethoveniano de alguno de sus colegas para conseguir, sin esfuerzo aparente alguno, con una tranquilidad pasmosa, desplegando musicalidad y poesía a partes iguales, una versión expresiva, con vida propia, donde la música fluía con naturalidad, que nos dejó de piedra.

Leer la crónica de Perdo J. Lapeña Rey en Codalario

 

 

Kun-Woo Paik. Nunca es tarde si la dicha es buena

Kun-Woo Paik. Nunca es tarde si la dicha es buena

Crítica: Debut a los setenta años de Kun-Woo Paik con la Filarmónica de Nueva York.

Nueva York. David Geffen Hall  10-XII-2016. Temporada de abono de la Orquesta Filarmónica de Nueva York (NYPO). Kun-Woo Paik, piano. Director musical: Jiri Belohlavek. Obertura de De la casa de los muertos de Leos Janacek. Concierto para piano nº 3 en Do menor, Pp. 37 de Ludwig van Beethoven. Sinfonía nº 6 en do mayor, op. 60 de Antonín Dvořák.

Y la forma de tocar de este poeta del piano (Wilhelm Kempf) me vino a la cabeza el sábado al escuchar a su antiguo alumno, ahora septuagenario, interpretar de manera admirable el Concierto en do menor del sordo de Bonn. Su interpretación huyó de todo tipo de efectismos, centrándose en lo puramente musical. Sin aspavientos ni gesticulaciones innecesarias, sacrificó algo del contundente sonido beethoveniano de alguno de sus colegas para conseguir, sin esfuerzo aparente alguno, con una tranquilidad pasmosa, desplegando musicalidad y poesía a partes iguales, una versión expresiva, con vida propia, donde la música fluía con naturalidad, que nos dejó de piedra.

Por Pedro J. Lapeña Rey – Codalario

El mundo de la música está lleno de paradojas. Hoy en día los escenarios musicales de todo el planeta están llenos de artistas orientales. No siempre fue así. En los años 60, Kun-Woo Paik fue de los primeros coreanos en venir a Nueva York a estudiar con Rosina Lhévinne en la Juilliard School. En aquellos años, antes de instalarse definitivamente en Paris, acompañaba habitualmente a la violista japonesa NobukoImai en sus conciertos neoyorquinos. Dio recitales en el Alice Tully Hall, y años más tarde fue un habitual del Carnegie Hall. Por eso es sorprendente nunca haya tocado con la NYPO – salvo una colaboración en 2014 en una gira de la orquesta por Corea a las órdenes de LorinMaazel–y los conciertos de este fin de semana hayan supuesto a sus setenta años, su debut con la orquesta aquí en Nueva York.

El pianista, con una amplia carrera en Francia – es Chevalier de l’Ordre des Arts et des Lettres -, Italia e Inglaterra  – fue invitado a la Última noche de los Proms en 1987 –ha tocado en varias ciudades españolas como Las Palmas, La Coruña o Sevilla en años atrás. Tras sus años en Nueva York y antes de afincarse en Paris, también  estudió en Italia con Wilhelm Kempf. Y la forma de tocar de este poeta del piano me vino a la cabeza el sábado al escuchar a su antiguo alumno, ahora septuagenario, interpretar de manera admirable el Concierto en do menor del sordo de Bonn. Su interpretación huyó de todo tipo de efectismos, centrándose en lo puramente musical. Sin aspavientos ni gesticulaciones innecesarias, sacrificó algo del contundente sonido beethoveniano de alguno de sus colegas para conseguir, sin esfuerzo aparente alguno, con una tranquilidad pasmosa, desplegando musicalidad y poesía a partes iguales, una versión expresiva, con vida propia, donde la música fluía con naturalidad, que nos dejó de piedra. Precisamente lo que tanto echamos en falta en muchos de sus colegas asiáticos.

Este enfoque puede ser discutible en los Conciertos segundo y cuarto, y claramente insuficiente en el “Emperador”, pero en este tercero tiene todo su sentido, en una interpretación que le hermana a otros solistas que el arriba firmante ha tenido la ocasión de ver en el pasado como Alicia de Larrocha, Emanuel Ax o Maria Joao PiresEntre el público como espectador de lujo, su compatriota Ban Ki-Moon, en sus últimos días como Secretario General de las Naciones Unidas, no se lo quiso perder.

¿Qué decir del acompañamiento de Jiri Belohlavek y la orquesta? Sencillamente magistral. La versión de Paik reclamaba un acompañamiento “a la antigua”, con orden, control y balance entre las secciones, eminentemente musical y de fraseos amplio. Lo tuvimos en grado sumo, con la brillantez propia de esta orquesta lideradacon sabiduría por el director checo. La enorme ovación fue correspondida tras hacerse bastante de rogar por una obra fuera de programa, la tercera de las Romanzas sin palabras, op. 17 de Gabriel Fauré.

Jiri Belohlavek nos sorprendió desde su entrada al escenario. No le veía desde hace tres años, cuando tras terminar su etapa de titular en la Orquesta Sinfónica de la BBC, le vi su primer concierto en Rotterdam, al ser nombrado “Principal director invitado” de la Filarmónica. En la ciudad holandesa aun lucía su característica melena rizada. Sin embargo el sábado se presentó con la cabeza completamente afeitada. Un cambio completo de imagen que espero sea por decisión personal y no por razones médicas. El director checo tampoco ha sido un habitual de la NYPO. Hasta la fecha solo les había dirigido en una ocasión. Fue en 1985 cuando era Director de la Sinfónica de Praga, cinco años antes de alcanzar la titularidad de la Filarmónica Checa. Como fue notorio, su salida  tumultuosa de ésta, fue el origen de su gran carrera internacional. Lo que perdieron los checos lo ganamos el resto. Su dedicación a ser el paladín de la opera de su país lo conocemos bien en España con su inolvidable dirección de la Katya Kabanova de Robert Carsen en el Teatro Real y es muy conocida en el Metropolitan donde ha dirigido cinco producciones distintas en los últimos años.

Tras oírle la Obertura de “Desde la casa de los muertos” no se nos podía quitar de la cabeza que sería oír la obra entera a sus manos. Pocas veces han sonado las cuerdas de esta orquesta tan chirriantes y a la vez tan brillantes como el otro día. Los metales, imponentes, envolvieron el sonido de manera admirable.

La segunda parte fue dedicada a la Sexta Sinfonía de Antonín Dvorak, de entrañable recuerdo para un servidor. El primer concierto que vi a Jiri Belohlavek fue en 1991 con esta obra, en el primero de los ciclos sinfónicos de la añorada Fundación Cajamadrid. Dedicado en aquella ocasión a las últimas cuatro sinfonías del compositor bohemio, la Fundación se trajo a la Orquesta Filarmónica Checa para cuatro conciertos dirigidos a pares por Belohlavek y el mítico Vaclav Neumann. Veinticinco años después, parece que el tiempo no pasa por el director checo. La fuerza que imprimió a la versión me recordó a aquella con la que nos sorprendió hace la friolera de veinticinco años.

Consciente del altísimo nivel de la orquesta, les exigió al máximo desde el Allegro inicial, donde la influencia de Johannes Brahms es innegable. El Adagio fue perfilado con un fraseo de primera, esplendoroso y perfectamente construido. El Belolahvek más vibrante y espectacular se desató en el Scherzo, uno de los más famosos de la historia de la música. Se lanzó a tumba abierta sobre el “furiant”, la danza checa sobre la que se construye el mismo, y la orquesta, con un nivel de precisión excelente, respondió de manera brillante. Los violines, todos a una bajo las órdenes hoy de la segunda concertina Sheryl Staples – quien ya nos había asombrado en la Obertura “janacekiana” – fraseaban con brillantez y eran contestados con igual nivel de precisión por violas, violonchelos y contrabajos doblando las segundas voces. Se relajó algo en el Finale, muy solemne en su parte intermedia y de nuevo acelerado en un final deslumbrante, con una coda imponente, digno colofón de este enorme concierto.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies