Hernández-Silva con la Baremboim-Said

Hernández-Silva con la Baremboim-Said

Este 29 de junio a las 20:30 el alumnado de la Academia de Estudios Orquestales pondrá el broche final al curso 2016/17 con un concierto en el Espacio Turina de Sevilla bajo la batuta del reconocido maestro Manuel Hernández-Silva, director titular de la Orquesta Filarmónica de Málaga. El programa del concierto incluye la Sinfonía n.º 41, K. 551 en do mayor Júpiter, de Wolfgang Amadeus Mozart, y la Sinfonía n.º 4, op. 120 en re menor, de Robert Schumann.

Este concierto tendrá además un componente social destacado, ya que la Fundación Barenboim-Said apoya la campaña de la Agencia de Naciones Unidas para los refugiados de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA) cuando se cumplen 50 años de la ocupación de los Territorios Palestinos, donando a esta institución la recaudación íntegra de este concierto.

Academia de Estudios Orquestales

Además del alumnado de la Academia de Estudios Orquestales han sido invitados a participar en este concierto músicos de la Orquesta Joven de Andalucía y del Conservatorio Superior de Música Manuel Castillo de Sevilla. Para estos jóvenes intérpretes este concierto supone una destacada oportunidad de adquirir experiencia sobre el escenario y en la representación del repertorio orquestal, ambos aspectos decisivos en la formación del músico.

La Academia de Estudios Orquestales fue fundada en 2003 con el objetivo de crear una tradición de excelencia musical en la interpretación del repertorio orquestal mediante el perfeccionamiento técnico y artístico de su alumnado para facilitar su incorporación a orquestas profesionales. Esta institución ofrece asimismo una formación en valores, destacando la importancia de la participación de los músicos en la sociedad a través del hecho musical. El alumnado de la Academia proviene de diferentes ciudades andaluzas, así como de otras comunidades. Durante el curso reciben formación instrumental de alto nivel de la mano de prestigiosos solistas de la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla, así como formación en música de cámara, participación en talleres orquestales y conciertos.

50 años de ocupación

El próximo sábado 10 de junio la ocupación militar israelí sobre Palestina alcanza los 50 años. Medio siglo de ocupación militar israelí sobre territorio palestino que cada día empuja a una situación humanitaria límite a casi 5 millones de palestinos y palestinas, entre ellos más de 2 millones de refugiados de Palestina sujetos a restricciones extremas de libertad de movimiento. Esta situación afecta directamente a su acceso a servicios básicos como la escuela, el empleo, las tierras agrícolas o la salud. Actualmente UNRWA trabaja para más de 5 millones de refugiados y refugiadas de Palestina.

Desde su creación la Fundación Barenboim-Said trabaja en Cisjordania a través del Proyecto de Educación Musical en Palestina con el objetivo de ofrecer una educación musical que favorezca un desarrollo cognitivo, social y emotivo equilibrado, ofreciendo a través de la música nuevas vías de expresión y de desarrollo de la imaginación, creatividad y personalidad de los alumnos y alumnas de un entorno desatendido cultural y socialmente.

Las entradas para este concierto benéfico ya están a la venta a través de la página web de ICAS a un precio único de 10 €. Los menores de 25 años tendrán un descuento del 50% en el precio de la entrada. Los asientos no están numerados. Este concierto cuenta con la colaboración del Instituto de la Cultura y las Artes (ICAS) Ayuntamiento de Sevilla.

 

 

Lírica en la cueva

Lírica en la cueva

RAÚL GONZÁLEZ ARÉVALO – mundoclasico.com
Nerja, domingo 25 de junio de 2017. Cueva de Nerja. José Bros, tenor. Berna Perles, soprano. Rubén Fernández Aguirre, piano. Arias y dúos de ópera y zarzuela. Charles Gounod (Roméo et Juliette), Jules Massenet (Werther), Gaetano Donizetti (Anna Bolena, L’elisir d’amore), Francesco Cilea (L’Arlesiana), Francisco Moreno Torroba (Luisa Fernanda, La petenera), Pablo Luna (El niño judío), Reveriano Soutullo (El último Romántico), Amadeo Vives (Doña Francisquita). Bis: Ruperto Chapí (Las hijas del Zebedeo), Pablo Sorozábal (La tabernera del puerto), Manuel Fernández Caballero (El dúo de La Africana). 58º Festival de Música y Danza Cueva de Nerja. Aforo: 400. Ocupación: 100%.
 
Siguiendo la estela del Festival de Música y Danza de Granada, el decano de los festivales españoles, en la localidad malagueña de Nerja se planteó hace casi seis décadas una versión reducida, integrada por cuatro o cinco espectáculos generalmente, dedicados a la música sinfónica, la lírica, el flamenco y la danza, que inició su andadura con la apertura de la Cueva al público. Grandes nombres y compañías han pasado por el marco incomparable que supone tenerla como escenario.
 
Este año el lírico ha sido el único espectáculo que se ha desarrollado en el interior de la cavidad. Los motivos de conservación se imponen. Para la ocasión se programó un recital de gran calidad. En el pasado han sonado grandes voces nacionales –las internacionales, como Kiri Te Kanawa, han sido una excepción– como Alfredo Kraus, Montserrat Caballé, José Carreras, Teresa Berganza, Juan Pons, Carlos Álvarez, Ainhoa Arteta, Ofelia Sala, Mariola Cantarero o Ismael Jordi. En esta edición se conjugaban la esplendida madurez artística de José Bros, que regresaba a Nerja, con la espléndida promesa que es Berna Perles. Les acompañaba al piano Rubén Fernández Aguirre.
 
No escuchaba a José Bros desde su apoteósico Pirata de Bellini en Ancona hace una década. Y juraría que, emulando a Fausto, ha hecho un pacto con el diablo para no envejecer. No es que tenga una magnífica técnica, que la tiene, y le permite afrontar una carrera dilatada con una voz sana después de abordar una cantidad importante de papeles. Es que pareciera que no pasan los años. Y aunque la voz ha ensanchado algo, hasta el punto de permitirle afrontar algunos personajes más líricos, el color sigue intacto, como la resonancia y la potencia de los agudos.
 
En varias ocasiones recordé al gran Alfredo Kraus, a quien escuché en el mismo escenario en 1996. Técnica belcantista. Dicción perfecta en italiano y francés. Estilismo supremo. Gusto y elegancia. Para más casualidad, incluso parte del repertorio compartido en este escenario: “Pour-quoi me réveiller” como presentación, con la voz perfectamente calentada; “È la solita storia”, fácil, sentida. “No puede ser”, apasionada. La clase y el rodaje eran evidentes en cada intervención.
 
Inevitablemente la sorpresa la dio Berna Perles. Sorpresa porque de Bros sabía qué esperar. Pero a la joven soprano malagueña la escuchaba por primera vez. La entrada con el “Vals de Julieta”, pieza clásica de presentación, reveló una voz más lírica que ligera, aunque con un registro agudo sobrado y cómodo. Dotada de agilidad, no es una virtuosa nata, como evidenció un tiempo más lento de lo habitual. Buen trino y buen francés. Y pensé que me hubiera resultado interesante escucharla también en la más difícil y menos virtuosa “aria del veneno” (“Amour, ranime mon courage”).
 
Mejor aún con la escena de la locura de Anna Bolena. Lástima que faltara la cabaletta final para rematar la composición. La tesitura más central permitió lucir la amplitud del centro y la solvencia del grave, revelando la homogeneidad del instrumento en toda su extensión, con independencia del registro. Una pronunciación especialmente cuidadosa del italiano, que enfatizaba el sentido del texto y lo aumentaba con recursos expresivos como piani de gran gusto, le permitió rematar un recitativo realmente bueno. En el aria lució un legato de altos vuelos, sosteniendo las largas arcadas de sonido en piano sin cansancio ni cortedad de fiato. Todo ello imbuido de una gran escuela belcantista. Habrá que seguir de cerca su evolución, tal y como se presentó tiene un espléndido futuro por delante.
 
En la segunda parte, dedicada a la zarzuela, destacó especialmente con El niño judío (“De España vengo”), donde exhibió de nuevo facilidad de emisión, la liquidez de los pianissimi, la magnífica dicción (en este caso en español) y el dominio del estilo. Con Bros el entendimiento fue total, en los dúos de Micaëla y Don José, Adina y Nemorino, Carolina y Javier, Fernando y Francisquita. Ambos remataron con un Dúo de La Africana simpatiquísimo.
 
No he hablado aún del tercer protagonista de la noche. Siempre es arriesgado presentar un recital de arias de ópera y zarzuela con piano. Lógicamente es imposible reproducir todos los efectos de la orquesta. Pero en esta ocasión reforzó el sentido de intimidad que transmitían un escenario reducido al mínimo y un aforo limitado. Rubén Fernández Aguirre, como buen conocedor de repertorio, distinguió perfectamente el ánimo que presidía cada pieza. Supo sostener a los cantantes en cada intervención con seguridad, un lujo sin afán de protagonismo. No en vano se ha consagrado como el pianista preferido de los cantantes líricos.
 
En definitiva, un broche a la altura de lo que se ha escuchado hasta ahora.
 
 
 
 
 
Estrellas en la Cueva de Nerja

Estrellas en la Cueva de Nerja

Crítica. Recital de José Bros, Berna Perles y Rubén Fernández Aguirre

Alejandro Fernández 28.06.2017 | 00:24 – La Opinión de Málaga

Tres grandes citas aparecían anotadas en la agenda como ineludibles el pasado fin de semana: la nueva entrega de la integral de los cuartetos de Shostakovich, la clausura de la Temporada Lírica en el Teatro Cervantes y, el pasado domingo y dentro del marco del Festival de Música y Danza de la Cueva de Nerja, la gala lírica protagonizada por el tenor barcelonés José Bros, la gran revelación de la escena nacional Berna Perles y el piano atento y convincente de Rubén Fernández Aguirre.

Los algo más de quince minutos de retraso sobre la hora programada, ajenos a los protagonistas de la velada, servirían para tomar conciencia de ese auditorio que la naturaleza ha ido formando durante milenios y que de alguna forma nos introducía al excepcional repertorio de páginas que tras una breve pausa alternó la lírica en la primera parte para continuar, tras el descanso, con una segunda parte dedicada al género nacional. Abriría el recital la soprano malagueña Berna Perles encarnando a una vibrante Juliette del primer acto de Roméo et Juliette de Gounod. Un vals, sí, un vals cantado ¡y cómo lo elevó hasta lo más alto! Derrochando instrumento vocal, agudos naturales y dejando entrever ese registro medio tan rotundo que posee Perles. Le dejó alto el listón al maestro de la escena que es José Bros. Bros es sinónimo de solidez vocal y no le importa la plaza donde lidiar que una vez en el escenario se transforma, como así hizo sentir en su primera aria, Pourquoi me réveiller del Werther de Massenet.

Perlas del repertorio belcantista para estas dos voces de corte dramático, afiladas y precisas, sorprendentemente bien ligadas brindando momentos de auténtica belleza formal y expresiva. Los dos dúos que compartieron Bros y Perles en la primera parte -Bizet y Donizetti- constituyeron, por sí mismos, la justificación para estar en Nerja no sólo como aficionado sino también como testigo. Dos generaciones se unían en un mismo escenario con otro gran protagonista de la velada como fue el piano de Rubén Fernández, siempre discreto, siempre atento y, por supuesto, con la habilidad de transformar su piano en un elemento más del cantante al que acompaña. Tras el descanso le llegó el turno a páginas de Moreno Torroba, Luna, Soutullo y el irresistible dúo ¡Le van a oír! de Doña Francisquita de Amadeo Vives con el que se cerraba oficialmente el desbordante recital ofrecido por estas dos grandes voces, que no dudarían en regalar tres propinas fuera ya de programa, rematadas con la jota No cantes más la Africana de Fernández Caballero. Nerja se convirtió en un imaginario Liceu para ser testigo de excepción del vuelo de una gran cantante de la mano de un maestro, por no hablar de una pareja artística a disputar por los grandes escenarios.

 

 

 
El Cuarteto Bretón y Ludmil Angelov en el FIMDG

El Cuarteto Bretón y Ludmil Angelov en el FIMDG

La 66ª edición del Festival Internacional de Música y Danza de Granada será el escenario de la presentación de una nueva colaboración artística del más alto nivel, un nuevo Quinteto que reúne al Cuarteto Bretón y Ludmil Angelov. En la puesta de largo de esta nueva formación serán los Quintetos de Granados y Shostakovich las obras en programa, precedidas por el Cuarteto nº 1 de Henrik Gorecki. El concierto tendrá lugar el próximo 29 de Junio en el Patio de los Mármoles del Hospital Real de Granada.

Más adelante, en febrero, se les podrá ver de nuevo en acción interpretando dos quintetos del patrimonio histórico español, los Quintetos para piano y cuerdas en Sol de Tomás Bretón y en Mi de Conrado del Campo, que se interpretarán por primera vez en tiempos modernos a partir de recuperaciones musicológicas auspiciadas por la propia Fundación Juan March. En ese mismo escenario tuvo lugar la primera interpretación mundial del Cuarteto nº 8 de Conrado del Campo a cargo del Cuarteto Bretón.

Cuarteto Bretón y Ludmil Angelov

La reunión del Cuarteto Bretón y Ludmil Angelov es mucho más que una colaboración puntual de unos músicos que se juntan para hacer un concierto. Confluyen en este nuevo quinteto intereses comunes por repertorios menos transitados y el ansia por prestar atención a la gran tradición española de la música de cámara, tan habitualmente desatendida. EL Cuarteto Bretón y Ludmil Angelov prevén llevar al disco estos dos nuevos quintetos de piano que se incorporan al repertorio de la música de cámara española. Naturalmente, el Cuarteto Bretón y Ludmil Angelov mantendrán sus trayectorias individuales y seguirán colaborando con otros artistas y formaciones, pero la música española de cámara tiene un nuevo grupo para su defensa, promoción y difusión. 

 

 

Importante Premio para Pacho Flores y Jesús González

Importante Premio para Pacho Flores y Jesús González

Pacho Flores y Jesús ‘Pingüino’ González han sido galardonados con la Medalla de Oro de los Global Music Awards en la categoría de Dúo Instrumental Clásico por su proyecto ENTROPÍA, plasmado en disco en el sello Deutsche Grammophon. El anuncio se produjo durante el concierto que Paquito D’Rivera y su Quinteto ofrecieron en el Palau de la Música de Valencia, con la Orquesta de Valencia y dirección de Vicent Alberola, y en el que invitó a Pacho Flores al escenario para interpretar juntos La Fleur de Cayenne, un tema que Paquito D’Rivera compuso y dedicó a Pacho a Flores.

Entropía es un viaje por algunos de los clásicos inmortales de la música popular latinoamericana como El día que me quieras y Por una cabeza, popularizadas por Carlos Gardel; La Comparsa, de Ernesto Lecuona; Bordel 1900 y Café 1930, de Piazzolla; o un popurrí de diversos temas de bossanova, com Aguas de Março de Tom Jobim, además de un tema original de cada uno; Café Madridde Jesús; y la sambinha Labios Vermelhos, de Pacho; interpretados con cornetas y fiscorno (Pacho Flores), y guitarra y cuatro venezolano (Jesús ‘Pingüino’ González). El disco, tercero de Pacho y segundo como artista exclusivo de Deutsche Grammophon, salió a la venta el pasado mes de abril y se presentó en una abarrotada Quinta de Mahler, presentado por María del Ser Guillén.

Pacho Flores y Pingüino estarán girando ENTROPÍA por diversos países, incluida España, a lo largo de la temporada 17/18, y en las siguientes temporadas 18/19 y 19/20 Pacho Flores estrenará en  EEUU, Europa y Japón tres nuevos conciertos de trompeta dedicados a él por destacados compositores que en breve anunciaremos en esta misma plataforma. Mientras tanto, prepara su tercer disco para Deutsche Grammophon junto a la Arctic Philharmonic y dirección de Christian Lindberg.

 

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies